Creció en una familia donde se respiraba la pasión por los autos y toda su vida estuvo vinculada al automovilismo. Fue corredor, comisario deportivo, miembro de la AVOCh, manejó el negocio de su padre “Repuestos Don Manuel”, por el cual el autódromo local lleva su nombre, y hasta último momento colaboró con este deporte. Quienes compartieron varios kilómetros a su lado lo recuerdan como un hombre de carácter fuerte pero con un gran corazón. Su mujer, familia y amigos lamentan su pérdida pero saben que dejó una huella en la historia de la ciudad.

Manuel “El Negro” González, hijo de “Don Manuel”, no pudo evitar que su destino estuviera ligado al mundo de los fierros. Su padre marcó el camino y ese legado continuó de generación en generación. La pasión por los autos era irrefrenable y la acunó desde muy chico. Sus primeros pasos por el circuito fueron como corredor y luego se convirtió en comisario deportivo por su eterna vocación de colaborador con el deporte.

En diálogo con La Portada, Jorge Solari, quien era corredor en esa época, lo definió al “Negro” como un hombre “calentón” y “áspero” al ejercer su labor dentro de la pista, pero con “un corazón importante” y “muy tierno” fuera de la misma. “El automovilismo se mueve con banderas y por el ruido había que ver los colores, entonces él cuando hacía las reuniones con los pilotos nos mostraba la bandera negra, que es exclusión, y nos decía que la tenía él como diciendo que no nos hiciéramos los vivos”, recordó con una sonrisa, al mismo tiempo que destacó que “nunca sancionó ni echó a nadie”.

Un eterno colaborador

Apenas ingresó al mundo del automovilismo, Solari conoció a Manuel González ya que aseguró que “era inevitable no hacerlo” debido a que siempre colaboraba en todas las comisiones y era uno de los artífices de que el deporte estuviera activo. “Siempre estuvo presente y cuando tuve la oportunidad de estar en la comisión de la Asociación de Volantes del Oeste del Chubut (AVOCh) pude trabajar junto a él sobre todo a nivel dirigencial y en la organización de las carreras”, destacó.

También recordó que ponía su taller a disposición de los corredores para las revisaciones técnicas. “Mientras tenía el taller en Avenida Fontana, que después se convirtió en la casa de repuestos, estaba predispuesto a prestar el galpón, inclusive a guardar los autos cuando el revisor no aparecía”, detalló.

Sin dudarlo un segundo, Jorge resaltó que “El Negro” “aportó experiencia” al crecimiento del deporte y comentó que también “conseguía auspiciantes por tener personas conocidas en el mundo comercial, lo que dentro de una institución ayuda muchísimo”.

 

El legado de “Don Manuel”

Solari lo conoció cuando había dejado de correr y su padre, Don Manuel, llevaba adelante la casa de repuestos y ya había dejado su legado en el automovilismo. “Me fueron transmitiendo esas experiencias como también lo hizo Parisi, Luque, De Bernardi, Gervasini y Alonso”, apuntó.

Sostuvo que fueron años de mucho esfuerzo, trabajo y gestión que dieron sus frutos. “En 1976 se originó la AVOCh, cuya comisión contó con la participación de muchos allegados al automovilismo y tuvo como presidente a Eduardo De Bernardi. Mientras que entre 1977 y 1978 se inauguró lo que actualmente es al autódromo de la ciudad, pero  con un circuito mucho más grande, que con el tiempo se fue acortando pero que en definitiva es el que se quiere terminar con esta obra que quedó trunca”, refirió. Este paso también dio nacimiento a la conformación de la Federación Chubutense de Automovilismo, integrada por la AVOCh, Mar y Valle de Trelew y el Automóvil Club de Comodoro Rivadavia.  “Fue la puesta en escena a nivel nacional de lo que era el automovilismo en la provincia”, afirmó, y subrayó que “el “Negro” González siempre estuvo participando en todo este proceso estas cosas y acompañando las gestiones”.

Solari también recordó uno de los momentos que más debate generó en el ambiente del automovilismo.  “Cuando se empezó a hacer el trabajo de asfalto entre diciembre del 2000 y abril de 2001, “Orlo” Giorgía presentó a la comisión de la AVOCh un escrito con varias firmas donde proponía cambiar el nombre del autódromo, que era José de San Martín en homenaje al prócer, por el de alguna persona destacada del mundo del deporte, social y político de la ciudad”, expresó. Uno de los nombres propuestos era Don Manuel González, padre del “Negro”. Hubo quienes estuvieron de acuerdo y otros que no, lo que motivó a Manuel, quien era vicepresidente de la AVOCh, a querer renunciar pero fue el mismo Jorge Solari, quien era presidente, el que lo convenció de no hacerlo como también logró que el resto entendiera que “el nuevo nombre debía representar la época”.

 

Un gran corazón

Jorge describió al “Negro” como un hombre calentón y áspero en su profesión de comisario deportivo, pero destacó que “tenía un corazón importante, le gustaba la parte social del automovilismo, estar en los asados y en las reuniones, y siempre acompañó al que hacía las cosas lo mejor posible. Tenía un carácter fuerte, pero era una persona tierna y colaboradora en todo sentido”.

 

“Me enseñó mucho”

Sin dudas el automovilismo está de luto. Gustavo Telleriarte, referente de este deporte a nivel local, aseguró a La Portada que la partida de Manuel González, “El negrito” como lo recuerda, ha sido “una pérdida muy grande por lo que fue para quienes nos hemos relacionado con el deporte de los fierros”.

Lo destacó como “una persona muy buena”, que le dejó un gran aprendizaje. “A mí me enseñó mucho y tomé la posta de él como comisario deportivo cuando dejó de serlo”, esgrimió. Seguidamente valoró su “dedicación” y “cariño” a este deporte por el cual “muchas veces dejó de lado su familia y trabajo”.

Con respecto a su papel como comisario deportivo, recordó entre risas que “era medio retobadito y cascarrabias, pero como ya conocía a la mayoría de los que corríamos y sabía de qué manera lo hacíamos, venía antes de la carrera y nos charlaba; era muy querido en el ambiente del automovilismo”.

Por último, aseguró que era “una persona muy querida por todos los que estamos vinculados a este deporte y la comunidad de Esquel”.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí