Encabezada por el Padre Jorge Rearte, la séptima Peregrinación Misionera Brocheriana, que se realiza desde el 2004 en homenaje a la obra religiosa del Cura Brochero, hizo pie el fin de semana pasado en Esquel, donde se celebró una misa en la iglesia del barrio Don Bosco y otra en la Capilla del Lago Futalaufquen.

La misión tiene como objetivo continuar con el legado del Cura Brochero, quien recorrió toda la sierra de Córdoba en mula buscando una por una a las personas que vivían allí y cambiando la situación de toda la zona con una gran revolución social, caminos, transportes, riego, educación, salud y siempre presente la evangelización.

En su honor, se realizó en noviembre de 2004 la primera Peregrinación desde Villa Cura Brochero hasta Catamarca, y hoy ya se lleva a cabo la séptima, que se inició en diciembre de 2017 desde Lapataia, Tierra del Fuego, y culminará en abril de este año en Humahuaca, Jujuy. La misma es encabezada por el Padre Jorge Rearte, misionero redentorista, quien como el Cura Brochero es oriundo de Traslasierra, Córdoba. Acompañado de un grupo de personas en mula y a caballo, arribó este sábado a la ciudad donde fue recibido por el Obispo José Slaby y la comunidad católica. Participó de las misas que se celebraron en su honor, en la iglesia del barrio Don Bosco y en la Capilla de la Villa Futalaufquen.

Después de compartir una linda jornada en la que se intercambiaron historias, mates y algo rico para degustar, los misioneros emprendieron nuevamente viaje, esta vez con destino a Cholila, Estancia Leleque, El Maitén, Buenos Aires Chico, El Hoyo y Lago Puelo, los otros puntos a visitar dentro de la provincia. Algunos tramos los hacen a lomo de mula y otros en móviles, siempre peregrinando a cada paso que dan.

 

La obra de Brochero

José Gabriel del Rosario Brochero nació el 16 de marzo de 1840, en Santa Rosa de Rio Primero, Córdoba, en un lugar denominado “Carreta Quemada”. Sus padres fueron don Ignacio Brochero y doña Oetrona Dávila.

El 5 de marzo de 1856 ingresó al seminario de Nuestra Señora de Loreto, diez años después, a los 26 años de edad, fue ordenado sacerdote y el 10 de diciembre de 1866 cantó su Primera Misa.

Con el retorno de los Jesuitas a Córdoba, en 1859, Brochero conoció lo que luego sería su principal método de evangelización: los Ejercicios Ignacianos. En épocas del cólera, el cura Brochero ayudó a trasladar enfermos y practicó las friegas de remedio de la época. Enseñó a sembrar y a recoger sus propias cosechas a los padres de familia para que no emigraran a otros lugares en busca de sustento. También enarboló la bandera de San Ignacio de Loyola. Murió a los 74 años, ciego y con lepra. Pero su obra aún vive en todos los corazones de quienes predican con su ejemplo.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí