En noviembre del 2010 sale por primera vez al aire con un programa de prueba. “No es lo que Parece”, se llamaba. Siete años después la Kalewche está consolidada como la única radio comunitaria de la ciudad y con una identidad bien marcada. Se define como un espacio de encuentro y construcción abierto a la participación.

Fernanda Rojas, presidenta de la Asociación Civil sin fines de lucro Kalewche, recibió a diario La Portada y explicó cómo encaran este 2018 plagado de desafíos. Dice que habrá algunas sorpresas y voces nuevas en el clásico informativo de la mañana. Repasa un poco de historia y dice que hoy el principal sostén del medio es el aporte voluntario de la gente.

Reconoce primero que el 2017 no fue sencillo desde el punto de vista económico y que este contexto desfavorable invita a pensar en nuevas ideas. Aclara de inmediato que nadie se mete en una radio de corte comunitaria para ser millonario. Los objetivos de base son otros, van más allá del dinero y las ganancias.

Explica que la entidad cuenta con una comisión directiva integrada por presidente, secretario, tesorero y vocal. Es el lugar reservado a la toma de decisiones. La radio es el proyecto emblema y adonde se dirigen la mayor cantidad de recursos. La idea es que desde la asociación surjan iniciativas de distinta índole, resalta.

Precisa que la 90.9 tiene cuatro pilares sencillos: “no hay partidismos políticos, no hay cuestiones religiosas, no intereses corporativos y no discriminar”. Deja en claro que si una propuesta radial está en línea con estas premisas “no hay ningún problema”. Existe una comisión de programación encargada de evaluar cada producto.

Rol social

Sostiene Rojas que el objeto de una radio comunitaria es cumplir un rol social, atendiendo la información y la formación profesional. “A lo largo de estos años han pasado muchas personas que aprendieron a operar. Tenemos un taller los días jueves que sale en vivo llamado Prueba y Error. La gente viene y practica”, comenta.

Cuenta que el medio siempre estuvo abierto a vecinos sin importar la edad ni el nivel de conocimiento. Pasaron por la FM desde José María Mari, con sus más de 90 años, hasta chicos de 8 que venían de la Biblioteca Pedagógica. “Se van generando cuestiones muy lindas de aprender a comunicarse y a comunicar”, asiente.

“Otro programa fuera de lo común que está casi del inicio es el que hacen los internos de la Unidad 14 de Educación en Contexto de Encierro”, recalca, mencionando luego el clásico de las mañanas, La Tijereta. Para el 2018 hay algunas sorpresas interesantes. “Tendremos el informativo con cosas y voces nuevas”, añade.

Asegura que en cualquier proyecto social es necesaria la renovación y entiende que para garantizar la subsistencia de los mismos hay otro factor que es clave, es decir la apropiación por parte de la comunidad. Revela en ese sentido que la Kalewche tuvo altos y bajos, con etapas de gran acompañamiento y otras de no tanto.

Consultada sobre los ingresos, responde que el principal sostén es el aporte solidario. Luego está la cuota societaria y las publicidades. “En el caso de las asociaciones civiles sin fines de lucro lo importante es que los fondos se utilicen para cumplir los objetivos planteados en el estatuto”, acota.

Informa para concluir que la contribución voluntaria puede realizarse a través de la factura de la Cooperativa, transferencia bancaria y con Mercado Pago. Quien colabore con un mínimo de 130 pesos recibe la Revista Mu, de la Vaca. Para más datos ingresar a la página web de la radio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí