Objetos de principios del Siglo XX, fotografías, documentos, maquetas, hitos y una línea de tiempo que arranca allá lejos, por 1906. Todo presente en el Museo Histórico de la Ciudad. Un espacio que invita a indagar el pasado y reflexionar sobre el futuro.

Abierto no sólo al vecino sino también a los cientos de turistas que llegan hasta Esquel para disfrutar de las vacaciones.

En diálogo con diario La Portada, Marita Sáez repasó todo lo que ofrece el Museo Histórico y celebró que cada vez son más las personas interesadas en conocerlo. Para anotar el nuevo horario de atención, durante la temporada estival: lunes a viernes de 9.30 a 12.30. Por la tarde, de lunes a sábado y feriados, de 17 a 20 horas.

Explicó que por segundo año consecutivo mantienen en el edificio de San Martín y Mitre la exposición que pasa revista sobre los sucesos más destacados de la localidad, desde principios del siglo pasado. “Gustó mucho”, admitió contenta y añadió que los comentarios siempre suelen ser positivos.

Confió, además, que el principal atractivo es la línea de tiempo, la cual permite visualizar de un paneo una secuencia de eventos y hechos que marcaron el pulso de Esquel desde su fundación hasta la actualidad. Esta fue fruto de una ardua tarea de investigación, horas de consulta y búsqueda de información.

Agregó que llaman la atención los objetos y elementos disponibles. Muchos hacen referencia a la labor en el campo, con la tierra en la década del 30 por ejemplo. Otros permiten viajar y tomar contacto con las pulperías. La muestra se alimenta de las distintas donaciones. Estos invaluables aportes han permitido renovarla.

“Tenemos un turista que vino de Buenos Aires y que ahora envía herramientas y cosas de electricidad y cerámica. Él paga la encomienda. Ahora nos tiene prometido un teodolito”, señaló. Reiteró que están abiertos a las donaciones pero aclaró que “nuestro problema es la falta de un depósito donde guardar todo”.

Crecieron las visitas 

Comentó que el número de visitantes viene creciendo sustancialmente. “En el 2015 arrancamos con 1621, en el 2016 se fue a 2626 y el 2017 cerró con 3135. Esto quiere decir que la exposición ha gustado. El turista llega a la localidad interesado no sólo en los atractivos naturales sino que también en la historia”, recalcó.

Subrayó que a lo largo del año son múltiples los establecimientos educativos que  recorren la exposición y celebró que incluso los docentes “toman la línea de tiempo para trabajarla en el aula con los alumnos”.  De inmediato confió que uno de los objetivos es reforzar el vínculo con otras instituciones y sacar el museo afuera. En la Terminal de Ómnibus hay un pequeño montaje.

¿Qué Esquel quiero en el 2040?

Por último, Sáez destacó que hay un espacio reservado a los comentarios y proyecciones de la gente. ¿Qué Esquel quiero en el 2040?, es la consigna. Hay conceptos que se repiten: paz, el cuidado del medio ambiente y cultura. “Está siendo un gran atractivo. Muchos niños escriben sobre la paz, que la ciudad sea pacífica”, amplió.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí