Julien, Marie y la pequeña Nine partieron de Rennes a mediados de noviembre. Un bolso, dos bicicletas y un carrito. Nada más tenían al aterrizar en Ezeiza, luego de atravesar el Atlántico en un vuelo que duró varias horas. Un colectivo los dejó en La Plata. En la “ciudad de las diagonales” comenzó todo: Un viaje a pedal por la Patagonia. Esquel, una de las paradas.

Diario La Portada conversó con estos franceses aventureros. Estaban instalados por unos días en la casa de los Rocha, en Esquel. Lo primero que hacen es agradecer la amabilidad de Carlos, Jesica, Adrián y familia. Después de hacer cientos de kilómetros siempre es bueno encontrar un cálido hogar donde descansar, asienten.

El idioma no fue un impedimento para realizar la entrevista. En menos de dos meses esta pareja gala ya se las ingenia para hablar en español sin mayores complicaciones. Salieron de La Plata el 22 de noviembre y a bordo de las bicicletas cruzaron gran parte de la costa hasta llegar a Puerto Madryn.

Mientras narraban la historia Nine, de tan solo 3 años, jugaba al costado de la mesa con unos autitos. Explican que ellos andan en las bicis y la niña atrás, en un carro adaptado especialmente. “Se porta muy bien. No pide frenar ni se queja”, aseguran sonrientes Julien y Marie. Cerca de 3 mil kilómetros es lo que ya pedalearon. Y les queda un largo tramo aún.

Afirman que las rutas patagónicas son hostiles y al mismo tiempo increíbles. Los paisajes, los cambios de escenario, el frío, el viento, las distancias, la soledad, la Meseta, el mar y las montañas. Una combinación fascinante. Única. Conocieron Chascomús, Madryn y Península Valdez, por ejemplo. En Trelew se encontraron con Adrián y su familia, a quienes llaman “amigos” sin dudar.

Reconocen que la Ruta 25 fue uno de los caminos más difíciles. “Hay mucho viento”, afirman y orgullosos detallan que “ya hicimos 2.600 kilómetros”. En el trayecto se toparon con muchas cosas, algunas agradables y otras no tanto. La hospitalidad de los chubutenses, a la cabeza. ¿Lo malo?, mejor rescatar lo bueno, sostienen.

Duermen en carpa o en la casa de personas a las cuales contactan a través de un programa, “Ducha Caliente”. A Esquel llegaron luego de visitar Gaiman, Dolavon y Trelew. Cómodos, adelantaron que tienen previsto hacer el camino de los “Siete Lagos” y luego trasladarse hasta El Calafate, donde se reunirían con amigos.

Después de pedalear por el sur argentino los espera el vecino país de Chile. El plan es llegar hasta el norte de Chile y visitar también Mendoza. No parecen cansados, al contrario. Disfrutan. Lucen preparados para seguir adelante, en bici, por la Patagonia, a miles de kilómetros de casa.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí