Una mujer con vocación para el matrimonio, defensora de la familia y amiga fiel. Alma fuerte pese a los golpes (inentendibles) de la vida. Héctor, su amor y compañero de mil batallas. Gamal, la luz de sus ojos. Vivió en Jujuy, Mar del Plata y Buenos Aires. Pero encontró su verdadero hogar a miles de kilómetros, en Esquel. Marta Sarquis, valiente luchadora.

Son las 11 horas. Sábado frío de diciembre. Héctor atiende la puerta y nos invita a pasar hasta la cocina. Marta espera para una entrevista que de a poco fue convirtiéndose en una charla signada por anécdotas, risas y reflexiones profundas. Ella en silla de ruedas. La usa desde que volvió del instituto Fleni, hace un par de años.

Iluminada se la nota cuando habla de su esposo. Él, firme como siempre, permanece a su lado. Revela que no le costó trabajo darse cuenta a sus jóvenes 20 años que don Héctor sería el hombre ideal para formar matrimonio. Una familia numerosa era algo que ya deseaba de chica cuando residía en Jujuy junto a su padre, un militar de carrera.

La docencia comienza a agitar su intelecto ni bien termina el Colegio Secundario en la ciudad de Mar del Plata. El destino la lleva hasta Capital Federal para continuar los estudios. En la Universidad de El Salvador recibe el título de Licenciada y Profesora en Ciencias Políticas. Durante un período da clases en un establecimiento privado, exigente y de clase social alta.

Al poco tiempo patea el tablero, deja la comodidad de la metrópolis porteña, se sube a un avión militar y parte al sur. Aterriza en San Carlos de Bariloche. Toma un colectivo y sale rumbo a Esquel, donde la espera un joven abogado al que había conocido en un coro, en Buenos Aires. Ni bien pisa suelo esquelense entendió clarito que estaba en casa.

Marta relata que lentamente gana horas como profesora en el Colegio Salesiano y luego en la Escuela N ° 713. De ambas instituciones conserva un hermoso recuerdo. “Daba Historia, Educación Cívica y Derecho. Fueron años muy felices”, asegura y resalta los muchos amigos que hizo gracias a la docencia.

“Después de varios años pudimos tener…

… el único hijo”, explica. Gamal nace en el 90. Héctor precisa que eligieron el nombre inspirados por Gamal Abdel Nasser, líder político árabe. Los dos señalan que el pequeño Sarquis siempre “tuvo la pelota en la cabeza” y que persiguió en todo momento el sueño de ser futbolista. “Jugó en San Martín, la CAI, Armenio, Colegiales y en Italia”, repasa el padre orgulloso.

La Cooperadora del Hospital es especial para Marta. “Virginia Odriozola me invitó a participar. Hacían un montón de cosas pero en forma algo desordenada. Por eso armé una planificación. Me acuerdo que por eso me eligieron presidenta”, comenta y afirma que el fin de la asociación fue siempre trabajar para que el nosocomio brinde un servicio mejor a los vecinos sobre todo de bajos recursos.

Destaca luego a las amigas incondicionales. Cristina y Estela, dos que menciona. Aclara que hay muchas más. “Trato de comprender la resistencia de algunas personas a  encontrarse con alguien como yo que ha tenido tan serio problema de salud, pero quiero que sepan que estoy en Alvear 652, mi casa de siempre, anclada en mi silla de ruedas, pero con mi corazón dispuesto y la puerta siempre abierta”, sostiene en un texto que escribe.

Un grave inconveniente de salud la tuvo internada y golpeó duro como nada antes. La peleó y la pelea todos los días. “Tengo mis momentos de tristeza por estar aferrada a la silla. Hoy feliz porque estoy viva, puedo hacer un montón de cosas. A la cabeza la tengo intacta. Lo único que no tengo es independencia y el movimiento. Hay que saber aceptar la ayuda. La gente es solidaria”, asiente.

Revela que una psicóloga vía computadora le recomendó organizar la semana en función de actividades concretas. “Los lunes leo y enseño a leer; los martes charlamos con Estela sobre su novela; los miércoles estudió sobre la influencia islámica en la cultura oriental; los jueves es kinesiología con Renata, me divierto mucho; y los viernes vienen a cantar unos amigos”, detalla.

Piensa unos segundos y larga una reflexión sobre aquellas situaciones adversas a las cuales nos somete la vida sin previo aviso. “No voy a decir que no tuve momentos depresivos. Pero de pronto cuando veo lo que tengo, a mis afectos y a mi marido le agradezco a Dios por ello”, admite. El miedo a veces la invade pero de inmediato se refugia en Héctor, en Gamal y en sus amigos y sale adelante.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí