Los alumnos de la sala integrada de 4 y 5 años del Jardín N° 409 de Esquel junto a su maestra Luz Benavidez pusieron en marcha un proyecto solidario que tiene como fin ayudar al prójimo con su esfuerzo y corazón. En este marco colaboraron con una iglesia que brinda viandas a personas en situación de calle, con los damnificados por la inundación en Comodoro Rivadavia y con su compañerita y amiga Lucero que no tiene agua en su casa.

La maestra Luz abordó el proyecto solidario desde la perspectiva de los héroes y superhéroes. De esta manera los chicos contaron a quiénes admiraban y reflexionaron sobre su significado. Fue así que descubrieron que no se necesita de una capa, un disfraz, superpoderes o plata para ser uno. Por eso cuando la seño les pregunta qué son, ellos no dudan en responder que son héroes que ayudan y que su poder es su corazón.

Esta iniciativa surgió el año pasado cuando decidieron colaborar con una iglesia del barrio que entrega viandas a personas en situación de calle. Los buenos resultados y el acompañamiento de los padres hicieron que el proyecto continuara este año con la elaboración de cupcakes solidarios que intercambiaron por alimentos no perecederos y agua mineral para los damnificados de la inundación en Comodoro Rivadavia.

Sin embargo la acción que más los conmovió y les tocó de cerca fue la de ayudar a su compañera de sala y amiga Lucero, que no tiene agua en su casa y atraviesa una situación complicada con su familia. Junto al apoyo de sus padres y de la maestra, los chicos hicieron alfajores y una feria de platos dulces que pusieron a la venta en el jardín. Lo recaudado fue destinado a la compra de una pava eléctrica que ellos mismos eligieron en el supermercado, siendo los protagonistas de este gesto solidario.

 

Calidad de vida

“Tratamos de comprarle algo que mejore su calidad de vida porque su familia no tiene agua, sino luz”, confió la maestra Luz a La Portada, quien recordó que previamente le habían entregado unas zapatillas nuevas a Lucero, acompañado de un abrazo en grupo de todos sus compañeritos que estaban muy emocionados por darle el regalo.

En tanto el próximo viernes le entregarán un calentador y otras cositas, que compraron con el dinero que sobró de las ventas y que surgió a partir del trabajo conjunto con los padres de la salita.

Luz explicó que el objetivo de este proyecto es “educar en valores porque estamos todos muy egoístas”, y contó que hace hincapié en mirar al otro. “Si tenemos un compañero que no puede atarse los cordones, viene otro y lo ayuda”, ejemplificó.

Por último, expresó que “fue muy lindo para mí como experiencia ver la entrega de los papás porque en esta profesión he aprendido que la alegría, el asombro y la solidaridad son contagiosos”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí