Alumnos, docentes y padres de la Escuela 791 reclamaron esta mañana por el edificio propio. Quieren comenzar el ciclo lectivo 2018 en el nuevo establecimiento, el cual no está habilitado debido a la falta del servicio de gas.

Un abrazo simbólico hicieron los integrantes de la comunidad educativa que hoy debe compartir lugar de trabajo con la 210, en el barrio Badén.

Joaquín Said, docente, pidió “seguir reclamando por un edificio que es nuestro” y llamó sobre todo a los estudiantes a no bajar los brazos. “Si ustedes tienen buena educación van a tener un mejor futuro y van a poder cambiar sus vidas”, les dijo.

Recordó además que el pedido en cuestión es de larga data y que a lo largo de los últimos años las marchas se han repetido. “Por suerte siempre hay apoyo”, subrayó. La obra está prácticamente terminada pero resta la instalación del gas. Esto impide la habilitación del complejo escolar que cuenta con aulas, oficinas y un Salón de Usos Múltiples (SUM).

El problema de fondo, sostuvo, es que en la Escuela N ° 210 funcionan dos instituciones distintas. “Esto genera un montón de tensiones y problemas. Por ejemplo, no tenemos biblioteca ni sala de profesores”, añadió molesto por una situación que, según afirmó, desgasta.

En tanto, Miran Montesino, docente de la materia Lengua, dijo que hoy los chicos cursan sus estudios secundarios bajo condiciones que no son las mejores. “Hay un aula que funciona en el SUM“, reveló preocupada.

Realzó luego que la “lucha” por el edificio propio es “constante” y dejó en claro que “no podemos continuar trabajando de esta manera”. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here