Claudia Reynoso se presenta como “psicóloga de instrumentos” ya que se dedica a trabajar en su mantenimiento y reparación. Con ese fin, y con tan sólo una “maleta de primeros auxilios”, que es como define ella a sus herramientas, visitó junto a su hermana Cecilia, musicóloga y también luthier, la Escuela de Cuerdas Arcos, que dirige Paz Misurelli en Trevelin.

En diálogo con La Portada, confiaron que en México realizan mucho trabajo comunitario en Oxaca dado que hay muchos chicos de bajos recursos y a través del grupo de música folclórica “Pasatono” se han abocado mucho a este tipo de proyectos.

A raíz de esto tomaron conocimiento de la Escuela de Cuerdas Arcos de Trevelin y la idea de visitar la Patagonia Argentina captó toda su atención. “Yo quería venir a conocer esta región, era una ilusión para nosotras y hacerlo no es ajeno porque me gusta mucho convivir con la gente y platicarle sobre lo que hago porque luego salen interesados en querer hacer un poco de luthería y descubren que tienen muy buenas manos”, cuenta Claudia.

Con respecto a su experiencia con los instrumentos de la Escuela, señaló que “la problemática con las que se encontró es la básica, de mantenimiento, por no tener los materiales a la mano. En este sentido realizó trabajos de cambio de almas, cejillas superiores, para que funcione bien y el instrumento sea cómodo ya que aseguró que “hay muchas cosas que los músicos desconocen”.

La luthier mexicana destacó que en su taller trabaja de manera personalizada con sus clientes, lo que ha hecho que algunos de sus amigos y colegas se burlaran de ella diciéndoles que no es psicóloga de los músicos. A lo que ella retruca que sí lo es de los instrumentos. “Yo los observo, veo cómo funciona, sus medidas, qué necesita y luego hablo con el músico sobre cómo quiere que suene”, confía, al tiempo que asegura que “un instrumento es parte del cuerpo del músico, entonces lo tiene que sentir muy suyo, muy íntimo”.

 

Taller de aprendices

Claudia reconoce que no es maga porque “hay una limitante en la calidad del instrumento”, pero se enorgullece cada vez que le proporciona una solución a la necesidad del artista. “Cuando hay un entendimiento entre el músico y el luthier es increíble”, destaca.

Sus clientes van desde mariachis, clásicos, rockeros, jazzeros y bluseros. Confiesa que amplió su panorama gracias a su hermana Cecilia.

Llegó a Trevelin con una “maleta de primeros auxilios”, que en su interior tenía herramientas para las almas, puentes, pelo, pegamento y limpiador. Esto permitió que se armara un improvisado taller de aprendices, ya que aseguró que la idea era que los propios músicos aprendieran a solucionar sus problemas. De todos modos adelantó que su intención es regresar pronto y quedarse por más tiempo.

Charla sobre música purépecha

Por su parte, Cecilia Reynoso, musicóloga, luthier y hermana de Claudia, brindó una charla sobre la historia y la música de purépecha, uno de los sesenta pueblos originarios de México.

“Mi labor está más destinada a la musicología, hago investigación en música y también doy clases de violín”, detalla. Fue así como aprovechó este viaje a la Patagonia que combina la luthería y una charla sobre música.

En su caso personal, Cecilia se dedicó a estudiar sobre uno de los pueblos originarios de México y fue así como dio con un músico del grupo étnico “Purépecha”. Confiesa que le llamó su atención que este compositor llevara cincuenta años viviendo en la ciudad de México y que fuera un músico activo, que siguiera componiendo canciones en su propia lengua. La charla se basó en esta historia y estuvo acompañada tanto por su música como por imágenes.

“Quise poner la música con la idea de escucharla y ver cómo la percibe alguien que no la conoce. Fue muy lindo escuchar que varios de los compañeros encontraron alguna similitudes rítmicas con la chacarera en cuanto al compas”, concluye.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here