Lo aseguró Mercedes Gullino presidenta de la Cooperadora del nosocomio local quien, además, destacó la atención que brinda el personal. Valoró y agradeció la colaboración de la comunidad que se suma a cada actividad tendiente a recaudar fondos que permiten la compra de aparatología de última generación, insumos y reacondicionamiento de diversos espacios físicos.

 Docente durante 42 años, vinculada a la creación del Centro Cultural Melipal y una de las primeras egresadas de la Carrera de Letras de la sede Esquel de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco es parte de la definición e historia de vida de Mercedes Gullino.

Actualmente ejerce la presidencia de la Cooperadora del Hospital Zonal Esquel – que cuenta con una Comisión Directiva de 17 vecinas – llevando adelante una acción  solidaria que considera necesaria. Sobre la actividad de la Cooperadora, sus objetivos y la importancia de contar con un nuevo edificio para el nosocomio local dialogó con La Portada en esta entrevista.

La Portada: ¿Desde cuándo forma parte de la Cooperadora del Hospital?

Mercedes Gullino: No recuerdo la fecha exacta, pero deben ser ocho años rotando en los cargos porque cada año tenemos asambleas y cambiamos la mitad de la Comisión. Yo jamás quise cargos directivos, siendo docente durante 42 años siempre estuve en las aulas. Al jubilarme pensé que iba a trabajar en alguna institución y me pareció que en la Cooperadora del Hospital era necesario el esfuerzo. Además tenía una compañera de estudios (Beatriz Neira) que me insistía para trabajar allí. También se corría el riesgo de que desapareciera la Cooperadora y eso para mí era algo que estaba más allá de lo que se podía aceptar porque es una institución pilar para el Hospital por lo que trabajamos y podemos lograr.

L.P: ¿Qué es lo más complejo del trabajo de la Cooperadora?

M.G: Es importante que la gente se sume y los vecinos son muy solidarios. Pero están los barrios nuevos que no pagan la cuota del Hospital sin darse cuenta que un medio módulo de 15 pesos no alcanza para comprar ni un paquete de curitas y que todos vamos al Hospital. La atención en el Hospital es una maravilla. Puede que no tengamos sabanas, pero la atención es excelente y la gente reconoce eso – cuando puede- con alguna donación.

L.P: ¿Se podría pensar en acciones tendientes a recaudar dinero más allá del aporte a través de la factura de luz?

M.G: Tenemos muchas actividades durante todo el año y es muchísimo el trabajo que – además- nos exigen un esfuerzo físico importante. En esos momentos necesitaríamos contar con hombres dentro de la Comisión.

  1. P: ¿Cuál es el mayor logro obtenido por la Cooperadora y el objetivo máximo a cumplir?

M.G: El mayor logro es el grupo en su trabajo. Tenemos discusiones como en todo lugar porque – en pares- estamos a cargo de un servicio y cuando es el momento de decidir qué se adquiere primero surge alguna discusión, pero prima la opinión general. Otro de los logros son los equipos que se pudieron comprar y hemos arreglado cuatro salas del Hospital además de una especial para los pacientes con ACV. Esa sala quedó perfecta, pero se usa para otra cosa porque no hay lugar. Es muy impresionante la falta de un Hospital nuevo. Esquel y la zona se merece y debe tener un nuevo Hospital.

L.P: ¿Cuál supone usted es el motivo para la no construcción de un Hospital nuevo?

M.G: Creo que a niveles gubernamentales no les parece tan importante porque ellos no tienen que hacer esa lucha. Soy una humanista y me duele en el corazón ver el sufrimiento de la gente. El actual podría quedar y hacer uno nuevo Materno Infantil. Eso sería lógico porque madres y niños no compartirían espacio con todo lo demás. Sería un avance maravilloso para Esquel y la región.

L.P: ¿La transparencia en los números de la Cooperadora marca una diferencia para ustedes y la comunidad?

M.G: Si, y es por eso que tenemos el apoyo incondicional de la gente. Con cada actividad tenemos mucha colaboración comprando entradas o llevando cosas. También hay donación de ropa para la gente que asiste a los distintos servicios.

L.P: ¿Qué papel cumple la familia dentro de este trabajo?

  1. G: Todos apoyan y ayudan. Alguna vez se quejaran, pero comprenden y están en conocimiento de lo que es el Hospital. ¿Con que cara no colaboras con el Hospital y vas un domingo a atenderte de urgencia? No podemos esperar alguna decisión para que las cosas se resuelvan. Y entre todos debemos cuidar lo que hay en el Hospital para no tener que volver a comprar lo mismo y cubrir otras necesidades.

L.P: ¿Qué le produce interiormente hacer esta actividad solidaria?

M.G: Prima la sensación de satisfacción cuando logramos alguna cosa aunque sea pequeñita.

L.P: ¿Qué mensaje le daría a la comunidad?

M.G: Que consideren propio al Hospital, que lo traten como lo harían con las cosas de su casa, que lo cuiden y traten de colaborar con lo que hace falta porque cualquiera lo puede necesitar en algún momento. También quiero agradecerle a toda la gente que colabora, a los socios y a todos los que creen en nosotras.

PALABRA POR PALABRA

“A niveles gubernamentales no les parece tan importante porque ellos no tienen que hacer esa lucha”, aseguró Mercedes Gullino en relación a la falta de decisión política que permita la construcción de un nuevo Hospital.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here