Es sin duda la imagen política de la semana en Esquel. El acto entrega de 44 viviendas en la ciudad reunió en el Salón de Usos Múltiples de la Escuela 210 a dirigentes del frente “Chubut para Todos” y de “Cambiemos”. Hubo miradas cómplices, gestos y pases de factura. Las relaciones entre Provincia y Nación no pasan por su mejor momento. La campaña, claro, agudiza las diferencias.

La tribuna política del domingo en el Badén estaba bien delimitada. Por un lado, la tropa dasnevista con el vicegobernador y candidato a diputado, Mariano Arcioni al frente. También estaba el ministro de Gobierno, Pablo Durán, la titular de Familia, Leticia Huichaqueo, el ex intendente, integrante de la lista verde, Rafael Williams, y el presidente del IPV, Martín Bortagaray.

El otro grupo venía comandado por el subsecretario del Interior, Juan Carlos Morán, y el intendente Sergio Ongarato. Acompañaban Ignacio Torres, candidato junto a Gustavo Menna, Osvaldo Zampella de ANSES, el secretario de Gobierno municipal, Julio Ruiz, y los concejales María Eugenia Estefanía y Sergio Sepiurka, entre otros.

No fue una entrega de viviendas más. La tensión era evidente y aumentaba con el correr de los minutos. Primero habló Ongarato. Moderado. Destacó el trabajo conjunto entre los distintos niveles del Estado y realzó la reubicación de 30 familias del Lennart Englund, quienes recibieron casas ubicadas junto al Centro de Encuentro.

Luego fue el turno de Morán, una de las principales espadas del todopoderoso ministro de Infraestructura Rogelio Frigerio. Precisó que en Argentina hay cerca de un millón y medio de personas con necesidades habitacionales y le pegó a la administración nacional anterior por el tiempo “perdido”. A esa altura ya se veían algunas caras incomodas.

Quizá lo que más irritó a Arcioni y compañía fue cuando el subsecretario del Interior habló de la inversión del Gobierno Nacional en las viviendas ejecutadas a pasos del Centro de Encuentro. Bortagaray, que está al frente del IPV y conoce los números en detalle, se mordía los labios para no responder.

El cierre estuvo a cargo del vicegobernador. Felicitó a los beneficiarios de las casas y luego cargó contra la Nación. Sin rodeos, le pidió al intendente Sergio Ongarato que exija en Casa Rosada obras de importancia para la región como el gasoducto cordillerano y la pronta reparación de las rutas 40 y 25. Dijo que no importan los porcentajes, quién pone más o menos, porque “el Estado es uno solo”.

Ni bien Arcioni concluyó su picante alocución -y antes de la entrega de llaves protocolar- los funcionarios nacionales y el jefe comunal salieron rápidamente del SUM de la 210. Sorprendidos, varios preguntaron los motivos. Desconocían que el vuelo destino Aeroparque los domingos ahora sale temprano y que los dirigentes de “Cambiemos” tenían el ticket para regresar a Buenos Aires.

La campaña de cara a las elecciones generales va tomando color, y temperatura, en la provincia. Lo del domingo en Esquel fue una pequeña muestra. Para distendernos un poco podríamos decir que el doctor Cal Lightman, protagonista de la serie televisiva mundialmente conocida “Lie to Me”, se habría hecho un verdadero festín analizando rostros y el comportamiento corporal de las autoridades presentes.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here