????????????????????????????????????????????????????????????

Como si fuera un cielo gris a punto de llover la inestabilidad laboral se cierne sobre muchos trabajadores que, desde hace meses, padecen a diario la incertidumbre de saber hasta cuándo conservarán sus empleos.

En esta segunda etapa del año, Sindicatos y Gremios, consideran necesario y oportuno comenzar a concretar las instancias de diálogo que permitan alcanzar una mejora salarial acorde al proceso inflacionario que no deja de castigar a la clase trabajadora.

En la ciudad de Esquel y en toda la provincia los empleados públicos – por citar solo dos ejemplos – ya anuncian la posible concreción de “medidas de fuerza” y un “plan de lucha” si los reclamos planteados no son atendidos a la brevedad, habida cuenta que muchos de ellos son compromisos asumidos y firmados. Estos compromisos se relacionan con pases a planta permanente que reducirían la cantidad trabajadores precarizados y por ende la inestabilidad laboral.

En una compleja situación se encuentran también los escasos empleados de planta que aún conserva el Frigorífico Esquel cuyos dueños- según versiones – analizan la posibilidad de despedirlos para contratar a empleados en condición de Monotributistas.

Despidos, trabajo precarizado, multitarea y salarios por debajo de los actuales valores de la Canasta Básica parecen ser la “perfecta fórmula” de un proyecto que pretende acentuarse en los próximos meses si las urnas validan en octubre la gestión que se lleva adelante a nivel nacional.

Ante un panorama tan poco alentador la clase trabajadora y la dirigencia sindical deberán estar más unidos que nunca para luchar por la plena aplicación de los Convenios Colectivos de Trabajo y el cumplimiento de cada acuerdo firmado.

La perspectiva de perder el empleo – y quienes integramos la Cooperativa de Trabajo Prensa Unida que edita este Diario sabemos de qué se trata- modifica la vida de una persona y afecta de maneras poco imaginables el bienestar de una familia.

Los trabajadores no pueden (no podemos) ser variable de ajuste para ninguna empresa o Estado. LA DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES NO ES NEGOCIABLE. Se avecinan tiempos de lucha y el valor que pongamos en ella será la contracara de la “perfecta formula”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here