Norma Morón: “A la gente le cuesta aceptar que tenemos una ley que nos ampara”

0
35

La crisis económica repercute en cada aspecto del presupuesto de una familia y en muchos casos se  realizan recortes para optimizar los recursos. Desafortunadamente, uno de los sectores más perjudicados por estas decisiones, está conformado por las más de dos mil empleadas de casas particulares que desempeñan su labor en la ciudad de Esquel.

Norma Morón, Tesorera y Vocera del Sindicato de Trabajadoras de Casas Particulares, en diálogo con La Portada aseguró que “la crisis nos afecta como a todos y podemos adquirir menos cosas. Los aumentos que nos dan es solo un respiro cortito porque al mes aumentan los alquileres, servicios y las cosas del supermercado”.

En relación al incremento otorgado hace pocas semanas mencionó que “la Subsecretaria de Trabajo da un valor a la hora, pero lo que planteamos que es cada compañera ponga el valor de lo que crea que vale su trabajo. Hoy la hora tiene un valor de 100 pesos y 120 para el cuidado de niños”. Y agregó que este valor es escaso ya que “muchas compañeras deben trasladarse y utilizar el transporte público”.

Morón señaló que, en los últimos meses, “hemos tenido consultas por reducción de horas” lo cual se intenta resolver – con asesoramiento de la Subsecretaria de Trabajo – para que la empleada “no quede fuera del sistema porque teniendo menos de 16 horas de trabajo semanales no tenemos Jubilación ni Obra Social”.

Maltrato laboral

Al ser consultada respecto del trato que reciben indicó que “nosotras somos tan trabajadoras como cualquiera y ser reconocidas como tales es un paso importante”. Sin embargo reconoció que “todavía hay gente a la que le cuesta aceptar que tenemos una Ley que nos ampara. Todavía hay, lamentablemente, mal trato. Estamos solas trabajando entre cuatro paredes y es muy difícil demostrar o expresar la violencia que se vive dentro del trabajo. Se juega mucho con la necesidad de trabajo de la gente. Y lo que tratamos de hacer desde el Sindicato es hacerles saber que no están solas y que no está mal pelear por nuestros derechos ya adquiridos”.

Destacó que la concientización de las trabajadoras de casas particulares se fortaleció en los últimos años “aunque todavía cuesta, pero cuando tienen algún problema no tienen dificultad en acercarse para que les digamos cuáles son los pasos a seguir. A muchas compañeras las acompañamos en los trámites porque no saben leer ni escribir”.

Mencionó, para finalizar, que se presentó un proyecto ante el Concejo Deliberante a fin de contar con un bono especial que les permita a las trabajadoras de casas particulares – durante su horario de trabajo – contar con un valor diferencial en el boleto del transporte urbano de pasajeros. “Hay compañeras que gastan entre dos mil y tres mil pesos en transporte”, aseguró.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here