Columna de opinión: Consumi-dadanos

0
183

Por Gustavo De Vera: 

Es un año electoral. En pocas semanas comenzarán a proliferar las propuestas, consignas, ofertas. Frases como “hay una lista en la que todos elegimos lo mismo: crecer; escucharnos; elegimos el trabajo”.

Otras que aseguran que: “elegimos confiar, elegimos participar, elegimos ayudar”, y con un poco más de vuelo, diríamos que elegimos “nuestra identidad; elegimos nuestra tierra”. O también: “a la hora de elegir, elegimos empujar todos para el mismo lado”.

Una serie de propuestas alentadoras; que nos representan una comunidad deseosa de crecer, con individuos que se escuchan, trabajan juntos, participan, son solidarios entre sí, se reconocen e identifican en común; pueblan una misma tierra, y empujan para el mismo lado.

Corten! Toma 2!

Bajemos a tierra: las frases citadas arriba las dice la cantante Soledad Pastorutti y corresponden al spot publicitario de la cadena de supermercados La Anónima. El spot se conoció –no creo en las casualidades- durante la campaña electoral de 2015.

¿Cómo es que un repertorio de valores humanos (solidaridad, unidad, identidad, participación, cooperación) propios de la construcción de un imaginario social y político, se vuelven instrumento para la promoción de un supermercado?

La respuesta parece recorrer el camino inverso, y señala que ha sido el vaciamiento ideológico y la banalización de los discursos políticos los que han transformado la puja entre partidos (y los que deberían ser sus plataformas, proyectos y modelos) en meros productos que se publicitan lo mismo que un desodorante (pero al menos, éste no te abandona).

No hace muchos años, se señaló que las principales conquistas del neoliberalismo en los ’90 fueron más culturales que económicas: Transformarnos de “ciudadanos” a “consumidores”. A partir de entonces, todo es más simple: La democracia es un gran mercado al que uno asiste para consumir su principal producto: Candidatos. La idea de “participación” es reducida al reclamo en las calles o en las oficinas de defensa al consumidor y luego volverse a casa.

Da lo mismo un mal servicio de la compañía de celulares que la traición o corrupción de un funcionario. Podremos cambiar de compañía como de partido político.

Pagar impuestos ha perdido su condición de aporte solidario para convertirse en la compra de derechos ciudadanos. Quien paga tiene derecho a exigir más que los que no pueden pagar.

Y desde la política contemporánea se está respondiendo de igual manera: “Estas son mis ideas, pero si no le quedan bien, puede elegir estas otras” (Groucho Marx lo supo mucho antes, pero Durán Barba le puso precio).

Consumir es la consigna. Y el poder es de quien decide qué reponer en las góndolas. “Empujamos todos para el mismo lado”, sí. Pero no decidimos hacia dónde empujar.

¡Paren el changuito! ¡Me quiero a bajar! (Todavía queda un almacén en mi barrio,  que me fía y me confía).

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here