Jorge Criado: “Es un error la baja de imputabilidad”

0

 

Con esta frase Jorge Criado, Juez Penal de Esquel, marca su posición sobre un tema polémico. Asegura, sin embargo, estar alejado de la posición abolicionista. Considera que bajar la edad de imputabilidad de los menores no reduciría los delitos, cree necesario trabajar en prevención, en una verdadera resocialización y eliminar el clientelismo político.

El gobierno del presidente Mauricio Macri intenta llevar a la práctica la baja de la edad de imputabilidad de los menores un tema que, por decir lo menos, plantea la necesidad de dar un serio debate dentro de la sociedad teniendo en cuenta que dicha posibilidad  estaría intrínsecamente relacionada con una eventual reducción de los delitos protagonizados por adolescentes. La intención del Ejecutivo Nacional es bajar de 16 a 14 años la edad de imputabilidad con distintas escalas según el delito cometido: la pena de prisión sería sólo para los casos más graves: homicidio, violación y delitos con armas.

Para contener la crítica de un sector de la ciudadanía se plantean alternativas: para los casos de jóvenes entre 14 y 16 años la carga de la prueba sería de la Fiscalía para demostrar que el autor comprendía la criminalidad del acto, a diferencia de lo que ocurre en el resto de las causas. En el ámbito judicial entienden que si bien la realidad cambió, todavía pueden existir casos de chicos de 15 años que por una cuestión de maduración no comprenden la criminalidad de sus actos. Según el proyecto oficial el objetivo del nuevo régimen penal juvenil debe estar orientado a la reinserción de los jóvenes más que al castigo y el cumplimiento de una condena.

La Comisión – creada para evaluar este tema – será coordinada por un representante del Poder Ejecutivo y estará integrada por jueces, fiscales, expertos en justicia penal juvenil, educación y salud. Y deberá enfocarse en el tratamiento que se brindará a esos jóvenes, teniendo en consideración, la Convención sobre los Derechos del Niño la cual en  nuestro país tiene jerarquía constitucional y establece que los menores de edad deben cumplir sus penas apartados de adultos y no pueden ser castigados en ningún caso con prisión perpetua.

La Portada dialogó con el Juez Penal de Esquel Jorge Criado quien ofreció su parecer sobre este tema tan polémico y del que no todos se animan a pronunciarse.

– La Portada: ¿Cuál es su opinión sobre una posible baja en la edad de imputabilidad de los menores?

– Jorge Criado: Yo tengo una posición intermedia por varias cuestiones. Está todo regulado de una manera que estuvo prevista hace mucho tiempo atrás. No es lo mismo un chico de 14 años hace 30 años atrás y un chico de hoy con la experiencia de vida que tiene. Creo que es un error la baja de imputabilidad porque lo que se debería hacer primero es que funcionen las instituciones diferenciales que exigen la Constitución y la Ley para los casos de menores que delinquen, pero estoy alejado de la posición abolicionista de mucha gente que cree que no hay que hacer nada con los menores. Que alguna persona – sea un menor, un delincuente de guante blanco o un político – piense que en un sistema penal es impune esto es una mala señal del sistema. Si pretendemos que todos los delitos que se cometan sean sancionados lo menos que podemos hacer es que la gente entienda que no hay nadie impune. También hay que ver que no es lo mismo ser imputable que ser punible. Y hay otro problema más cotidiano con el Poder Ejecutivo (en todas las provincias) porque los políticos en campaña dicen “la Justicia no hace nada”, “entran por una puerta y salen por la otra”. Mi responsabilidad es juzgar y cuando la sentencia queda firme no tenemos donde mandar a la gente a hacer lo que dice la Constitución que es la resocialización. Si metes en una jaula a veinte perros, los mojas y no les das de comer salen veinte perros enojados. Somos claramente una especie animal, entonces ¿por qué pensamos que será diferente si tratamos a un ser humano peor que a un animal? Una persona condenada por un delito está siendo sancionada por el Estado, de ahí para adelante no tengo por qué torturarlo, ni dejarle de dar comida o impedirle que estudie. Una persona que se educa es una mejor persona. El conflicto con el Poder Ejecutivo va más allá de que si los chicos son punibles a los 14, 16 ó 11 años. En otros países tienen la imputabilidad bajada y el resultado no es mejor. Si el Estado (Poder Ejecutivo y Legislativo) se va a acordar de la Justicia en épocas de elecciones para echarnos la culpa de lo que anda mal entonces yo tengo un problema con ellos. Una sola medida – como bajar la imputabilidad – sólo nos dará chicos en lugares no habilitados para tenerlos detenidos. Hay que hacer otras cosas como mejorar el COSE y centros específicos considerando la salud y educación.

– LP: Si el menor no puede ser sancionado ¿cuál es la alternativa?

– JC: Si hubiera instituciones especializadas se los podría derivar a áreas específicas no penales. Si se ve a un menor en situación de abandono la Justicia debe actuar de oficio. Ese ámbito está dado por el área de Familia, las áreas específicas que tiene la Defensa Pública y todos sus organismos. Ya tenemos problemas serios con los espacios de alojamientos de personas procesadas y condenadas. La muy buena noticia para la zona es que se hicieron los pliegos para la construcción de un módulo carcelario a la salida de Esquel. En dos o tres años estaremos mejor con esto.

– LP: ¿Para encontrar una solución lo ideal sería el trabajo conjunto entre los tres poderes del Estado?           

– JC: Si nosotros – que somos los responsables de estas cuestiones tan serias – nos peleamos por los medios con un lenguaje vulgar como el lenguaje actual de los políticos en campaña que hablan de cualquier cosa y es más notorio el que sale con una modelo, si le  damos ese mensaje a la sociedad estamos fritos. Es como ver a un chico de tres años cuyos padres se pelean delante de él. ¿qué puede entender ese chico de la seguridad en adelante en cualquier ámbito? Como funcionarios públicos tenemos la responsabilidad de ser serios en esto. Hay un conflicto en la gente que está en el Estado entre lo que es su responsabilidad y sus derechos. En Argentina parece que todos creemos que tenemos solo derechos, pero que no hay obligaciones. Hay una gran irresponsabilidad en la función pública, no hay un trabajo ad – honorem que sería por el “honor del cargo”.

– LP: Muchos piensan que la baja de la edad de imputabilidad favorecería la reducción de los delitos. ¿Cree que es así?

– JC: No me preocupa que la gente del pueblo lo entienda así porque no tiene la obligación de tener un conocimiento específico. Me preocupa que un Gobernador o un Diputado entienda eso y lo diga. Si tenes una familia en la que ni el padre ni el hijo han tenido la cultura del trabajo en los últimos 20 años porque viven de un plan social, que le da el político de turno, ese es un problema más importante para mí. Si eso se cortara habría una mejora sustancial. Es más importante hoy cortar con el clientelismo político y hacer una asistencia como corresponde. No creo que ni el intendente Sergio Ongarato ni el gobernador Das Neves (Mario) pensaran en ganar un voto llevándole una bolsa de comida a una persona que estuvo cortada por la nieve. ¿Por qué no puede ser siempre así? En  este caso se deben dejar de lado los clientelismos políticos y esa si es una medida fuerte. Es más importante prevenir y se están haciendo algunos trabajos. Todo lo que es educación, cultura, deporte es prevención. A una persona hay que retenerla para que haga su educación secundaria completa y si tiene la suerte de seguir estudiando mejor. Si hay chicos de 13 años a la noche que están tomando cerveza en una esquina es porque un comerciante les vendió. Si la gente cree realmente que bajar la edad de la imputabilidad va a resolver los problemas de inseguridad permítanme disentir. El Estado debe trabajar en la prevención y en lo actual se pueden hacer cosas: hay que dotar de mejores herramientas a las Fiscalías y Policía para que tengan una mejor y efectiva acción en la investigación de los delitos y luego – cuando se llega a juicio – tengan las pruebas suficientes para que se pueda condenar a la gente. Una vez que está hecho eso hay que contar con espacios para resocializar a las personas.

¿Quién es Jorge Criado?

Jorge Alberto Criado es Juez Penal,  tiene 52 años, está casado y cuenta con un Curriculum profesional extenso. Con un lenguaje claro y muy cercano al ciudadano común ofrece su opinión sobre temas ante los cuales otros preferirían llamarse a silencio.

Criado no le teme a la crítica: su forma de expresarse y hasta su lenguaje corporal así lo confirman.  La experiencia de vida – y el camino recorrido en el Poder Judicial – le enseñaron que “no todos terminan conformes” con un fallo y sabe vivir con ello.

PALABRA X PALABRA   

“Si el Estado (Poder Ejecutivo y Legislativo) se va a acordar de la Justicia en épocas de elecciones para echarnos la culpa de lo que anda mal entonces yo tengo un problema con ellos”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí