Ni rápidos, ni furiosos… mejor conscientes

0

Por Mariano Romero Cuestas*

Son las tres de la mañana de un miércoles del mes de marzo, aún no puedo conciliar el sueño, por diversas razones, pero principalmente por el estruendo de los motores de los autos que pasan a toda velocidad por la esquina de mi casa, por avenida Ameghino, en pleno centro de la ciudad. No se trata de una escena aislada, sino más bien de un hecho que se reitera todos los fines de semana, aunque en esta oportunidad sea un día hábil.

Destaco esto último, porque muchas veces se tiende a pensar que las llamadas “picadas” solo se corren los fines de semana y en algunas avenidas alejadas del centro, pero puedo dar fe que no es así. En los meses en los que hace más frío, se reducen las frecuencias, pero no deja de llamar la atención que los autos sigan circulando a toda velocidad en horas de la madrugada, corriendo carreras clandestinas a pocas cuadras del centro y a escasos metros de la municipalidad y de la Unidad Regional Esquel.

Consultado por la prensa, días atrás, el responsable del área de Tránsito municipal, Walter Vázquez, señaló que cuentan con 11 inspectores para hacer los controles durante los fines de semana en horas de la madrugada y en determinados puntos de la ciudad. Si bien tienen la colaboración de personal policial, este número de inspectores es muy reducido, sobre todo para prevenir las carreras clandestinas.

Por otra parte, desde la Secretaría de Obras Públicas municipal, Alejandro Wengier anunció que en los próximos días se colocarán nuevos reductores de velocidad -conocidos como “lomos de burro”- en 20 esquinas de la ciudad, con el objetivo, entre otras cosas, de reducir el número de “picadas”, sobre todo en las avenidas Yrigoyen y Ameghino.

En consonancia con estas medidas, se conoció a través de una nota de La Portada, que los concejales del bloque Chubut Somos Todos, Crhistian Pasquini y Valeria Saunders presentaron un proyecto de ordenanza para elevar a 45 mil pesos el piso de las multas por hacer carreras o “picadas” en la vía pública sin estar autorizadas por la autoridad de aplicación.

Ahora bien, es preciso cuestionarse: ¿Alcanzará con contar con mayor cantidad de inspectores? ¿Servirá de algo colocar más reductores de velocidad en las esquinas de las avenidas? ¿Las multas más elevadas amedrentarán a los conductores que corren carreras en pleno centro? Son interrogantes que uno se plantea ante el hecho de que, a pesar de reiteradas denuncias ante autoridades policiales y en distintos medios de comunicación, las “picadas” no disminuyen en su frecuencia.

Quizás la cuestión vaya mucho más allá de estrictos controles, multas u obstáculos callejeros. Tal vez tengamos que tomar conciencia como sociedad de lo peligrosas que son estas carreras clandestinas, ya que muchas veces ocurrieron accidentes y dada la frecuencia de estas “picadas”, probablemente ocurran de nuevo.

No es cuestión de esperar a que suceda alguna desgracia para golpearnos el pecho y pedir más medidas de control o prevención. El concientización comienza en cada hogar, y allí es donde deben sentarse las bases de una buena educación vial en la que se pregone el respeto por el otro, ya sea peatón o conductor que circula tranquilamente por esta ciudad.

*Periodista

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí