El emprendimiento Alma Viva, que coordina Ana Julia Ochoa, ofrece tres talleres destinados a personas mayores de 50 años con el fin de trabajar la autonomía, la autogestión y la participación activa: Salud en Movimiento, Creando la propia danza y Cuenteamos juntos. Ahora se sumó la natación como nueva actividad.

Ana Julia Ochoa, quien lleva adelante Alma Viva, contó en diálogo con La Portada que este emprendimiento tiene dos pilares importantes, la salud y la educación, y está destinado a personas mayores de 50 años. “Más allá de las particularidades de cada taller, buscamos establecer vínculos saludables, la autonomía de las personas no sólo física sino también su poder de decisión, la autogestión y la participación activa”, remarcó.


En este sentido, sostuvo que “queremos que las personas mayores sientan que son parte de una comunidad, que es importante su palabra y que sus acciones toman fuerza”. Asimismo, señaló que esta etapa de la vida es maravillosa. “Tenemos otros tiempos, otros saberes y podemos poner todo eso a rodar para nosotros y los demás. No es una etapa para terminar, sino para empezar y así lo vemos desde Alma Viva”, indicó.


En este marco, Ochoa ofrece tres talleres para las personas mayores de 50 años. Uno de ellos es Salud en Movimiento, que es el más antiguo y el que dio origen a los demás. Funciona hace 16 años en Esquel y desde entonces se realiza de manera ininterrumpida. “Buscamos hacer un trabajo corporal desde la conciencia y la educación a través de ejercicios típicos, lo lúdico y la música, pero sin coreografías. Cada persona lo resuelve como puede y quiere”, explicó. Se hacen trabajos relacionados a la concentración, sensibilidad corporal y estimulación cognitiva.


Ochoa, que es profesora de Educación Física, comentó que se contemplan las dolencias físicas o dificultades y se adaptan las propuestas a las personas. Las clases son de lunes a jueves en el Centro de Jubilados, ubicado en la calle Molinari, y los viernes en la sede vecinal del barrio Jorge Newbery.

Otro de los talleres es “Creando la propia danza”, que está dirigido sólo a mujeres mayores de 50 años. Este espacio tiene una mirada en la danza improvisada y creativa. Funciona dos veces a la semana en el SUM de la Comunidad Punta Canas. Esta propuesta reúne una serie de condiciones que nos habilita a trabajar sobre la conciencia corporal, los deseos personales e invita a romper estereotipos. El cupo no está cerrado y se puede seguir sumando gente.


La tercera propuesta es “Cuenteamos juntos”, que inició en la pandemia a partir de la necesidad de las personas mayores de 50 años de mantenerse comunicadas de alguna manera que no fuera presencial y fue así como surgió la lectura de cuentos grabados en un grupo de WhatsApp los domingos a las 19 horas. “Es un día particular en el que a mucha gente le genera un poco de tristeza”, comentó.
Este espacio continúa en la actualidad porque gustó mucho y cada vez se fue sumando más gente. Promueve la interacción, la expresividad, los decires, para que la voz y la palabra sean protagonistas.


Además del encuentro virtual de los domingos, se le agregó uno presencial los lunes de 17.30 a 19 horas en la Sede Universitaria de calle sarmiento. Este taller lo lleva adelante Alma Viva junto a UPAMI, es gratuito, y está a cargo de Ochoa y Eduardo Paillacan, quien es cantautor y referente cultural patagónico.


“Trabajamos fuertemente la palabra: lo que queremos decir, cómo lo queremos decir y a quiénes le queremos decir. También trabajamos mucho la imaginación, el escribir juntos o solos, la estimulación cognitiva y las capacidades del cerebro”, precisó.

Encuentros
Ochoa contó que a lo largo de estos años se han realizado diversos encuentros internos, regionales y binacionales. En este marco, este año se llevará a cabo el noveno y décimo encuentro con un grupo de adultos mayores de Futaleufú en agosto y en octubre. Allí habrá un intercambio de actividades y propuestas.

El agua y sus beneficios
A partir de este año, Ochoa incorporó una nueva propuesta junto al Natatorio Acqua, ubicado en calle Las Lengas y Los Cipreses en Villa Ayelén. Está dividida en tres grupos: ambientación (dirigida a aquellas personas que tienen miedo al agua o tienen dificultades); exploración (se aprende a manejar el cuerpo en el medio y ejercicios de coordinación, fuerza y equilibrio); y profundización (personas que ya están nadando y se trabaja la técnica desde la actividad física). Las clases son de martes a viernes en el horario de 10 a 13 horas.


Yo vengo del mundo de la natación, fue mi primer amor, antes que “Salud en Movimiento”. Mi vida comenzó en el agua, desde lo familiar incluso, ya que mis abuelos se conocieron atravesando un rio así que ahí empieza la historia mía desde el agua. Siempre trabajé en la pileta y surgió la posibilidad de este natatorio con Carlos, que es el dueño, que me ofreció dar clases”, detalló.


Aseguró que “el agua nos permite trabajar sin impacto en las articulaciones, el equilibrio de forma permanente, mejorar el sistema cardiorrespiratorio, conocer y disfrutar la liviandad corporal, romper estereotipos socioculturales, superar miedos y vergüenzas”.
Los interesados en sumarse a alguna de estas propuestas pueden comunicarse con la profesora Ana Julia Ochoa al 2945-447828. También se pueden contactar a través de las redes sociales a Alva Viva en Facebook e Instagram.


Para finalizar, Ochoa destacó que “estamos aprendiendo a vivir más tiempo y con mejor calidad de vida”, y agregó que en Alma Viva “somos una gran familia y nos acompañamos mucho porque a todos nos ha tocado vivir momentos difíciles y los grupos ayudan en las vidas personales”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí