Editorial: La construcción de un nuevo Hospital debe ser una cuestión de Estado

0

Suele decirse que lo evidente no siempre resulta serlo para todos. Es así que desde hace muchos años se habla en la ciudad de la necesidad de contar con un nuevo Hospital.

Las autoridades sanitarias, municipales y provinciales reconocen esta necesidad especialmente al considerar que en el Hospital Zonal se brinda atención no sólo a los pacientes de la ciudad, sino también a quinees llegan desde más de una docena de hospitales rurales e incluso de Chile.

Con el paso del tiempo las especialidades aumentaron, el número de trabajadores también y con ello la demanda de la población que tiene su correlato en cuanto a crecimiento.

Suele decirse también que “reconocer” una problemática es el primer paso para encontrar una solución, pero esta premisa tampoco se da de esta manera. Es que el reconocimiento de la necesidad es visible, pero las acciones – a lo largo de la gestión de diversos partidos políticos a cargo del Ejecutivo Provincial – no se condicen que dicho reconocimiento.

Propios y ajenos dan cuenta que el actual espacio físico del Hospital Zonal es – a todas luces – “insuficiente” por lo que se necesita una nueva estructura que pueda dar respuesta a muchas comunidades que no dejan de demandar asistencia sanitaria.

Las autoridades comienzan a pensar en un plan a largo plazo: el año en cuestión sería 2030 y para lograr el objetivo es necesario – como primera medida – establecer el espacio donde será construido. Y aquí surge, otra vez, el problema de acceso a la tierra. Contar con un terreno ubicado estratégicamente y lo suficientemente amplio no será tarea sencilla.  

El objetivo es complejo, pero no por ello imposible. Mucho depende de la voluntad política y de una gestión tan real como comprometida. La construcción de un nuevo Hospital sebe ser una cuestión de Estado.  

No hay duda que la población de la Cordillera como así también los trabajadores de salud merecen un Hospital acorde a los tiempos que corren, a las demandas sanitarias actuales (porque hay que recordar que durante la pandemia de COVID-19 éste fue el principal centro de atención de la zona) y a una sociedad que no deja de crecer. “Merecer” no siempre significa “tener”, pero en este caso debería no cumplirse esa premisa.       

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí