Editorial: Pandemia: vulnerabilidad, miedos y esperanzas

0

El pasado 20 de marzo se cumplieron dos años del inicio de la pandemia y aunque para muchos la fecha pasó inadvertida lo cierto es que el calendario no deja lugar a la omisión.

En una rápida mirada hacia el pasado reciente podemos decir que la pandemia nos dejó un mundo que no volverá a ser igual. Todos, en mayor o menor medidas, sufrimos las consecuencias de este virus que llegó de manera inesperada, nos aisló de nuestros seres queridos por muchos meses, profundizó las crisis económicas, puso en jaque a los sistemas de salud y obligó a los gobiernos a tomar medidas extraordinarias para reducir el impacto especialmente en los sectores más vulnerables. Algunos lo lograron exitosamente, otros quedaron a mitad de camino. 

Un párrafo aparte merecen los trabajadores de salud quienes fueron la primera línea de defensa y cada familia que perdió un ser amado. Para ninguno de ellos tampoco nada volverá a ser igual.

Durante mucho tiempo al aislamiento obligatorio se sumó una nueva modalidad de trabajo (el teletrajo) que significó redoblar esfuerzos, pero también acortó distancias y permitió realizar muchas tareas. También propició la vulneración de derechos laborales y eso debe revertirse lo antes posible.  

En más de una ocasión se escuchó decir “de la pandemia vamos a salir mejores”. Tal afirmación parece aún un tanto apresurada, pero si es importante reconocer el trabajo solidario de mucha gente que en los momentos más difíciles supo estar a la altura de las circunstancias para asistir a sus vecinos quienes no podían cubrir sus necesidades básicas. La solidaridad también fue protagonista.

La pandemia nos dejó temerosos de dar un abrazo, de compartir un mate, de juntarnos con amigos y familia. La pandemia nos dejó, sin lugar a dudas, diferentes y también esperanzados porque la tan ansiada vacuna llegó y sigue siendo aplicada en sus terceras y cuartas dosis para ciertos grupos.

El mundo, como decíamos anteriormente, no volverá a ser igual y nosotros tampoco porque somos más fuertes, porque ya sabemos qué medidas preventivas se deben tomar. El desafío, aparentemente, es aprender a convivir con un virus que nos mostró cuán vulnerables somos los humanos.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí