Por el periodista Fabián Galdi.

Qatar esta más cerca pero como territorio con un vasto desierto puede provocar espejismos. Las Mil y Una Noches se reactualizan con fantasías, alfombras mágicas, Simbad el Marino y los deseos de Aladino versión siglo XXI.

El efecto post Copa América provoca que, cual el genio de la lámpara, el imaginario social haya pasado de la decepción a la euforia sin estaciones intermedias.

El efecto pre Copa América implicaba un reservorio de temor al momento crucial del último paso: 1993 ya quedaba demasiado lejos.

Y ahora ya no solamente se coreó en el Monumental por Messi, por Dibu Martínez y Fideo Di María, sino también por la Escaloneta.

La final en el Maracaná fue una bisagra.La de julio pasado, en el sentimiento popular, sepultó a la de julio 2014.¿Cuál es el límite?  En el inconsciente colectivo anida la percepción de que en Doha se verán los brazos estirados de Leo alzando la Copa. Faltan 15 meses, sí, pero proyectamos al Diez al igual que al Diez que lo antecedió en México. Y el Diez de 1986 ya no anda por aquí, pero se cruza aunque no se cruce y está aunque no esté.

Lo marca el lenguaje callejero de hoy en día: re manija, así estamos. Entonces es cuando vale dejar que las emociones se decanten para darle paso al equilibrio de las reflexiones. Y entonces, también, es cuando analizamos que Perú desnudó límites que hoy en día siguen estando presentes en el equipo argentino -aunque semi ocultos gracias a los resultados positivos-.

Sagaz y a la vez intuitivo, Ricardo Gareca plasmó un 4-5-1 en cancha que le permitió a su equipo cerrar espacios en la zona central y lateralizar con triangulaciones cortas hasta quitarle ritmo al equipo argentino. La Selección ganó bien, con lo justo y duplicando las situaciones creadas con posibilidades de haberse transformado en goles.

Pero nunca encontró resquicios para dejar un atacante mano a mano en el área rival. Las pelotas abiertas hacia los laterales y que cruzaron el área fueron una marca registrada durante el juego – de hecho, Lautaro Martínez fue al encuentro de una y le dio a su cabezazo no solo potencia sino también dirección para sorprender a Gallese en el gol -.

Leo se halló frente al dilema de encarar ante una marcación zonal muy correctamente escalonada, inclusive hasta tapándole posibles receptores de pase.Y sin margen para el cambio de ritmo o alguna galopada, optó por frenarse, girar y descargar en quien venía de frente o en sectores despejados.

Sin el brillo de su nave insignia, el equipo sostuvo el resultado y con un rectángulo entre De Paul, Paredes, Otamendi y Cuti Romero, protegió la zona e hizo circular el balón hacia las bandas o con cruzamientos largos para Di María o el adelantamiento de Molina.

La Selección ya absorbió que este tipo de planteos como el que le presentaron los peruanos pueden ser muy factibles de encontrar ante los próximos adversarios o los que vendrán en suelo qatarí.

Inclusive, si Yotún hubiese concretado el penal, la tendencia del encuentro en esos momentos permitía suponer que la posibilidad de cerrar el duelo en paridad tampoco era descabellada.

Vino bien esta prueba, sobre todo ante un contrincante que históricamente complica en suelo argentino y que sabe cómo ralentizar su ritmo para cargar de ansiedad tanto a los jugadores argentinos como a las tribunas. De todo se aprende. También, de autopercibirse como un equipo que sigue en proceso de consolidación pero del que todavía hay que aplicar la fórmula ensayo/error hasta hallar el equilibrio lo más perfecto posible. Aunque sea una verdad de perogrullo…más que nunca paso a paso.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí