Virginia Pescy, a cargo del Programa Familias Cuidadoras, en declaraciones a La Portada informó que continúa la búsqueda de familias que deseen ser parte del mismo a fin de tomar contacto con niños y niñas que necesitan acogimiento por un determinado período de tiempo.

Explicó que “cualquier persona de la comunidad que tenga más de 25 años, sea residente de la ciudad con un mínimo de dos años, que no tenga antecedentes penales ni esté en juicio por situaciones gravosas contra un niño o niña puede postularse en el programa”. Aclaró, en este sentido, que “no importa cómo esté constituida la familia. Puede postularse un matrimonio o una mujer u hombre solo. Lo que si tenemos en cuenta es el perfil para vincularse con un niño, niña o adolescente durante un tiempo”.

La funcionaria destacó que “ese vínculo debe ser amoroso, de cuidado y de protección comprendiendo que ese niño, niña o adolescente no convivirá con ellos de manera perdurable. No se trata de una adopción. En el Programa Familias Cuidadoras trabajamos sobre los vínculos transitorios y la familia tiene que tener esa disponibilidad para saber que el niño, niña o adolescente dejará ese hogar”.

“El máximo que postula el acogimiento es de seis meses”, indicó. Y agregó que “ese acogimiento tiene lugar porque el niño, niña o adolescente no puede vivir con su familia durante un tiempo y esto es determinado por la Justicia hasta tanto se resuelve lo que dio origen a la situación. A veces se resuelve y el niño o niña puede revincularse con su familia. Cuando esto no sucede el niño o niña pasa a un estado de adoptabilidad, pero allí el proceso es otro porque la familia cuidadora no puede ser la familia adoptante”.    

Al ser consultada sobre otro tipo de vinculaciones sostuvo que “hay otra alternativa que se llama acogimiento abierto y se da cuando las familias se vinculan con los niños, niñas que están institucionalizados con visitas, salidas de paseos o visitas a las casas de las familias cuidadoras”.

Pescy también informó que “hay familias que también reciben al niño o niña en un caso de urgencia”.

Evaluación y participación 

“Se hace una evaluación de admisión de las familias y luego ello continua con un seguimiento para ver cómo se va llevando la tarea, cuáles son los desafíos que se presentan y cuáles son las fortalezas de las familias”, informó.

Sobre el grado de interés de las familias para participar del programa comentó que “siempre estamos haciendo un llamado porque entre la pandemia y la cuestión económica disminuyó la inscripción en el programa y la necesidad de los niños y niñas sigue estando. La necesidad de familias cuidadoras es muy elevada”.  

Remarcó que “las familias reciben un apoyo económico en tanto el equipo evalúa que hay una necesidad, pero el foco del acogimiento nunca está puesto en el apoyo económico”.

Fue precisa, además, al señalar que “los chicos jamás son obligados a sostener una vinculación que no desean. Ya están pasando por una situación compleja porque son separados de sus familias por lo que obligarlos a mantener un vínculo que no desean no es propicio. Se dialoga con ellos y las vinculaciones son progresivas. Vamos viendo los tiempos de los chicos y de las familias”.

Para finalizar emitió un mensaje a la comunidad indicando que “la vida en familia para estos chicos y chicas es fundamental y el tiempo con las familias cuidadoras puede marcar una bisagra. Consideramos, desde el programa, que la participación de familias de la comunidad es fundamental en el proyecto de restitución de derechos”.                         

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí