Columna de opinión – La educación inclusiva: un derecho de las personas con autismo

0

POR AUTISMO ESQUEL TRABAJANDO POR LA INCLUSION.

Continuando con el tema que tratamos en la entrega anterior, en esta oportunidad queremos seguir pensando de la educación inclusiva y el rol de los y las docentes en ella.

Recordemos que las personas con discapacidad tienen derecho a estudiar en escuelas comunes y a recibir los apoyos que sean necesarios para aprender y participar. Además tienen derecho a recibir la certificación de sus estudios en el nivel primario y secundario (Res. 311/2016, Consejo Federal de Educación).

Los niños, niñas y adolescentes con autismo pueden pedir la incorporación de una MAI, que es un maestro o maestra de apoyo a la inclusión. La MAI cumple la función de acompañar a ese niño para hacer las adecuaciones, es decir que lo ayuda en su trayectoria educativa, pero él o la docente de la clase sigue siendo el docente de este niño como de todo el grupo.

En otro sentido, pensar que la “maestra de inclusión” es “para el alumno” significa seguir pensando que este niño tiene “un problema” que hay que “arreglar” y no entender que quién tiene que adecuarse es la escuela, el docente del aula, con los apoyos necesarios (Art. 24 CDPD).

Por todo ello es que las escuelas tienen prohibido rechazar la inscripción de un estudiante por motivos de discapacidad, ello es un acto de discriminación. Tampoco es obligatorio inscribirlos en escuelas especiales. Esta es una decisión que debe tomar la familia junto al asesoramiento de todos los profesionales. Pueden asistir además a las dos escuelas, organizando los espacios a los que va a concurrir a cada una.

Para lograr éxito en una educación inclusiva las escuelas deben dar los apoyos necesarios para que el alumno aprenda en ella, tener propuestas específicas de enseñanza y tener un proyecto pedagógico individual para la inclusión (PPI). El PPI tiene en cuenta las necesidades del alumno y busca favorecer su aprendizaje, es una forma de eliminar las barreras al aprendizaje que puede encontrar un alumno en los programas de estudios.

Y para terminar lo más importante de todo, aunque los niños con autismo parezcan distraídos, están atentos a todo los que los rodea y tienen muchas capacidades para llevar adelante un programa escolar y nunca olvidan la persona que el docente fue con ellos y el amor que les brindó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí