Columna de Opinión: Mitos y realidades del autismo

0

El grupo de familias que conformamos “AUTISMO ESQUEL” comenzamos a reunirnos y a trabajar juntos a principios de 2019, porque sentimos la necesidad de darnos contención y proyectar juntos acciones en pos de la concientización del autismo en nuestra región, y así poder lograr una mayor inclusión de nuestros hijos e hijas.

No podemos lograr estos objetivos solos, necesitamos del resto de la sociedad y para sumarte en esta tarea te invitamos a leer esta columna:

Para comenzar es necesario contarte que la condición del espectro autista (CEA) se presenta cuando una persona enfrenta dificultades en las áreas de interacción social, comunicación, lenguaje con conductas repetitivas e intereses restringidos.

Los síntomas tienen un rango de gravedad variable, que puede ser diferente para cada una de las tres áreas mencionadas. Un niño, por ejemplo, puede tener más dificultades en la adquisición del lenguaje, mientras que otros podrían presentar conductas de inflexibilidad y restringidas, y un tercero puede manifestar mayores dificultades sociales. La Dra. Nora Grañana destaca en su “Manual de intervención para trastornos del desarrollo en el espectro autista: enfoque neuropsicológico” (2014. pp.41,42) tres ejes más que pueden verse afectados: el nivel cognitivo, el nivel de regulación sensorial y el nivel de actividad.

Muchas veces, en el imaginario social, se piensa en una persona con autismo como alguien completamente aislado y que no puede llevar adelante una vida como los demás. Si bien en algunos casos esto puede presentarse así, son muchas las personas que, con estimulación temprana y un entorno social inclusivo logran mejorar su calidad de vida.

Por tal motivo, en esta primera columna, el grupo de familias que conformamos AUTISMO Esquel, trabajando por la inclusión, queremos derribar esos mitos y mostrarles nuestra realidad:

En primer lugar, el autismo no es una enfermedad, sino que se trata de una condición que tienen algunas personas desde su nacimiento y que hace que sientan y piensen de otra manera.

Tampoco es verdad que siempre quieran estar solos ya que, a las personas con autismo les gusta tener amigos, aunque a veces no saben cómo relacionarse con los demás, lo van aprendiendo en la interacción con ellos.

Por eso es falso que tienen que ir a una escuela especial sí o sí. Estar en escuelas comunes les permite crecer y desarrollarse de manera autónoma, al mismo tiempo que beneficia a sus compañeros a derribar estereotipos y prejuicios, formando así adultos empáticos y respetuosos de la diversidad.

Nuestro principal objetivo es que vivamos en un Esquel más inclusivo, en el que no exista la discriminación y en el que aprendamos a vivir con nuestras diferencias.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí