Esenciales, imprescindibles, personal de primera línea son algunas de las palabras que
podrían definir – quizás con no toda justicia- a los trabajadores de Salud.
Ellos son los que desde hace más de un año sostienen un sistema que cuenta con una
infinidad de carencias entre ellas estructurales y de escasez de recursos humanos por
sólo mencionar algunas.
Ellos son, precisamente, los que “le ponen el cuerpo” – y me animaría a decir- que
también el alma a la pandemia ocasionada por el COVID-19, esta enfermedad que ya
costó cientos de miles de vidas en el mundo y que cambió todo aquello que nos era
conocido.
En la provincia de Chubut, los trabajadores de salud, además de esenciales son parte
del esquema de empleados estatales a los que el gobierno les adeuda salarios,
clausulas gatillo y una justa (también merecida) recomposición salarial.
¿Cómo están, los trabajadores, después de un año? La respuesta es tan fácil como
dolorosa: agotados porque la labor es ardua y debe cumplirse con poco personal
disponible. También están desilusionados porque el mismo Estado que los considera
esenciales se olvida de ellos. Se sienten, tal como lo dijo ayer un trabajador del
Hospital Esquel, “ninguneados”.
Esta situación derivó en retenciones de servicios en algunas ciudades de la provincia
con la posibilidad de que las medidas de acción directa vayan incluyendo en los
próximos días hasta llegar a un paro total de actividades.
El Estado provincial debe – porque ésta es su obligación – saldar las deudas (esas que
dice desconocer) con todos sus trabajadores, pero sobre todo con los empleados de
Salud porque la actual emergencia sanitaria así lo requiere. No hay, en este punto,
margen de negociación o dilación. Ayer ya era tarde.
Otro aspecto que se debe considerar al pensar en los trabajadores de salud es la
conciencia con que cumplimos con las medidas de bioseguridad. El relajamiento de las
mismas sólo puede ocasionar un incremento de los casos de Coronavirus y por ende la
saturación del sistema que – por otra parte – también debe atender otras patologías
de los vecinos de Esquel y de quienes llegan derivados de los catorce hospitales
rurales que dependen del nosocomio zonal.

Estado y comunidad, cada uno en el plano que le corresponda, debiera hacer todo lo
posible para alivianar el trabajo de quienes hoy – como desde hace más de un año –
están en la primera línea curando a los pacientes en el Hospital, brindando asistencia
en Los Centros de Salud en los barrios y siendo parte del plan de vacunación que se
lleva a cabo. De este último sector debe destacarse la labor que realizan los
estudiantes de la Carrera de Enfermería quienes también colaboran con su tiempo y
trabajo.
Muchos creyeron, en los primeros meses de la pandemia, que “de esta salimos
mejores”. No obstante, para que tal afirmación sea una realidad queda mucho camino
por recorrer.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí