Carta al Lector: Pensar en el futuro

0

En diciembre el gobierno de Arcioni celebraba un acuerdo de reformulación de la deuda pública provincial con los tenedores de BOCADE. En el 2030 sus tenedores habrán recuperado sus 650 millones de dólares invertidos. Sumarán 91 millones surgidos de intereses en dólares superiores al 7 % ANUAL, cuando la tasa en el mundo no supera el 2 %. Neuquén, Río Negro, por nombrar alguna otra provincia endeudada, renegociaron por el 2,5 o el 3 % de intereses sobre deuda. El gobernador provincial y su ministro de economía, con la reducción de tasa respecto a la originaria presentada como un éxito, festejaron el pronto regreso a la normalidad.

A cuatro meses de esa embriaguez, ya sin los rastros ni vahos del alcohol consumido en festividades de diciembre, Arcioni continúa pagando tarde aumentos salariales de la paritaria 2019. Los atrasos continúan, según rango, categoría o sector, llegando a dos meses en algunos casos.

Cargar las pilas sólo en la administración actual puede inducirnos al error de creer que con un cambio de nombres se supera. Está en crisis el modelo. Un modelo de economía primarizada que descansa en políticos que por toda iniciativa guardan la expectativa de llegar a ser gobierno para administrar los ingresos generados en la exportación de petróleo y la coparticipación federal. Por esa razón, cuando los ingresos se reducen, la opción minera es el reflejo al que apelan primero. El modelo es transversal al arco de partidos políticos. Los pases de un partido a otro su expresión acabada. Las opciones personales la elección preferida de dirigentes partidarios para no perder posiciones en su carrera política. Arcioni el resultado.

Acabamos de conocer datos del INDEC. Cuarenta y dos por ciento de los argentinos son pobres. Los datos no podemos reducirlo al facilismo de atribuírselos a Macri o refugiarnos en las consecuencias de la pandemia. Votamos y militamos la opción del Frente de Todos con la convicción que seríamos mejores. Claro que también mejores en la capacidad para pensar otras políticas. Poner la reactivación económica como el remedio para mejorar los datos de esa pobreza es repetir en voces nuevas la muletilla de conocidos economistas liberales; crecer primero distribuir después. El crecimiento económico no garantiza empleo para todos y aun los que lo logren no necesariamente quedarán con salarios por encima de la canasta familiar básica.

Veintiún mil seiscientos pesos el salario mínimo actual (21600). Sesenta mil (60000) pesos de ingresos familiares (madre, padre y dos hijos) para sortear la barrera de pobreza. En los mejores momentos económicos de nuestro gobierno con Néstor y Cristina, con bajas tasas de desempleo, la mal llamada pobreza estructural no logramos bajarla del 25 por ciento (25%). Para cambiar la fotografía actual, muy parecida a la del 2001, SE NECESITAN POLÍTICAS DE INTERVENCIÓN. Para terminar con el horizonte neoliberal necesitamos cambiar el chip. Los aumentos salariales no generan inflación. La inflación en Argentina la crea el poder concentrado, fundamentalmente el alimentario. La derecha suma poder político construyendo sobre nuestros fracasos, creando opinión pública desencantada con la política.

Establecer otro modelo económico para superar la condena neoliberal del macrismo en cualquiera de sus variantes nos pide transitar nuevos caminos políticos. La política no puede convertirse en una profesión animada por actores más sensibles a obedecer que a crear. A escuchar al jefe que tener un oído puesto en el corazón de los que patean la calle en busca del mango que los haga comer cada día. Si quienes nos condenan al agobio actual son transversales en su propósito de sumar voluntades dóciles con el poder constituido, seamos rebeldes para levantar otra realidad. Sumemos ojos libres para alumbrar nuevos horizontes.

Reinaldo Benítez.

DNI: 12.585.931

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí