Las boxeadoras viajaron a Buenos Aires para realizar entrenamientos intensivos con el team de la Tigresa Acuña. Participaron de diferentes combates en la Liga Metropolitana de Boxeo Amateur con excelentes resultados, lo que las hace confiar en que su sueño de ser profesionales está cada vez más cerca.

Glenda Higueras y Marilina Nahuelpan, ambas pupilas del entrenador Luis Cárcamo, se encuentran realizando un trabajo intensivo en Buenos Aires. El entrenamiento comienza temprano, a las 6 de la mañana, y consiste en una rutina completa que incluye gimnasio, natación y sesiones de sparring.

Las jóvenes saben que el camino hacia el profesionalismo no es fácil y que demanda sacrificio, compromiso y mucho esfuerzo. Higuera ya había conocido esta experiencia boxística en un viaje anterior a Buenos Aires. Para Nahuelpan significó un desafío y una nueva puerta que se abre.

Hace dos semanas que estamos con Marilina en Buenos Aires. Vinimos con el propósito de integrarnos al team de Marcela “Tigresa Acuña” porque nos invitaron a formar parte de su equipo así que estamos muy contentas”, expresó Glenda Higueras en diálogo con La Portada.

Asimismo la joven boxeadora aseguró que es un honor ser parte de esta experiencia. “Estamos disfrutando y aprendiendo mucho de la Tigresa y su esposo, Ramón Chaparro, quien también es entrenador”, confió. 

Glenda nació en Paso del Sapo pero hace más de veinte años que se encuentra radicada en Esquel. Desde chiquita le gustaba mirar peleas de boxeo y siempre admiró a la “Tigresa” Acuña, a quien conoció el año pasado. Hoy se encuentra formando parte de su equipo y siente que está muy cerca de alcanzar el sueño de convertirse en boxeadora profesional.

Contó que realizan un trabajo intensivo físico. La fecha de regreso a la ciudad es el 10 de marzo pero ya piensan en su próximo viaje a Buenos Aires para continuar con  los entrenamientos.

“Nuestra meta es llegar al profesionalismo y desde que empecé esta carrera con Luis (Cárcamo) trabajamos para alcanzar ese objetivo”, destacó.

Glenda sostuvo que necesita más combates y experiencia para llegar al campo rentado. Sin embargo contó que no está muy lejos de concretarlo. “La Tigresa nos enseña a armarnos bien para las peleas y nos alienta siempre con que tenemos un futuro por delante y que tenemos condiciones. Eso nos levanta un montón”, manifestó.

Resaltó además la presencia de Marilina en este viaje. “Es una gran compañera y fue muy bueno compartir esta experiencia con ella”, indicó.

Glenda reconoció que extraña a su familia, en especial a su hijo, aunque confió que les dan la fortaleza para seguir adelante y entrenando firme. Adelantó que en su regreso a la ciudad continuarán entrenando como lo venían haciendo con su entrenador Luis Cárcamo y el preparador físico Peto Ruiz.

Las dos boxeadoras tienen pensado volver a Buenos Aires para seguir perfeccionándose y adquiriendo experiencia. Hoy no cuentan con ayuda estatal ni de ningún ente deportivo, todo es a pulmón. Glenda tuvo que vender números para que el viaje fuera una realidad pero espera que en algún momento sea reconocido tanto esfuerzo. “Estamos acá con ayuda de la comunidad y de nuestra familia”, remarcó.

Por último declaró que se encuentran viviendo una gran experiencia que será la antesala a sus carreras como boxeadoras profesionales. “Estamos muy contentas y agradecidas por esta oportunidad”, finalizó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí