La Fundación El Páramo viene desarrollando diversos dispositivos de intervención social en distintas localidades y ciudades del Chubut. Entre ellos se encuentra el proyecto integral de desarrollo productivo agroecológico en la Meseta, más precisamente en zonas del departamento de Gastre y Cushamen Este.

“El proyecto llevado adelante en la meseta junto a los pequeños productores que viven en los campos ingresó en su fase dos. Nuestra intención es construir nuestro primer invernáculo agroecológico para la producción de alimentos en Taquetren”, señaló Sergio Espinoza representante institucional de la ONG chubutense.

A principios del año pasado, antes de que se declare el estado de pandemia a nivel nacional, la Fundación El Páramo comenzó a desarrollar un dispositivo de intervención social junto con dieciocho familias productoras de los campos de la Meseta. La fase uno de dicha intervención consistió en tomar contacto con los pequeños productores, establecer un acuerdo de colaboración recíproca, implementar una encuesta socio ambiental, definir las familias productoras que tenían intención de ingresar al programa, elaborar un proyecto de intervención, determinar los campos en los cuales se comenzaría a trabajar y tomar las muestras para el análisis en laboratorio de suelo y agua de cada uno de los campos que ingresaron al proyecto.

“Tuvimos la suerte de tomar las muestras de una docena de estos campos antes de que nos agarre la pandemia y el famoso aislamiento preventivo y obligatorio declarado en todo el territorio argentino”, afirmó Espinoza. Y destacó que “eso nos permitió que durante el año que vivimos dentro de la lógica de la pandemia pudiéramos hacer analizar las muestras en el laboratorio del INTA, además, poder tener el informe final de las mismas que nos dio un resultado altamente satisfactorio”, indicó.

El rol del Gobierno Nacional

Espinoza explicó que “también durante el año pasado tomamos contacto con organismos del gobierno nacional como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y el Ministerio de Desarrollo Social de Nación, entre otros. Justamente, con Desarrollo Social, venimos planificando nuestras acciones para incluirlas dentro de distintas líneas y programas que tiene este Ministerio nacional”.

“Nosotros comprendemos que los tiempos de la administración pública no son los mismos tiempos que tiene la Fundación y menos, los tiempos que tienen las familias productoras de la Meseta. Generalmente, las urgencias son mayores desde abajo de la pirámide que desde arriba. Entendemos que es normal dentro del sistema social y político que estamos viviendo. Aún así seguimos trabajando con ellos con total esperanza”, afirmó el comunicador de El Páramo.

No obstante, señaló que “nosotros seguimos avanzando con las herramientas que tenemos y con lo que tengamos a mano. Estamos convencidos en nuestro proyecto y tenemos la convicción y voluntad de las familias productoras que han decidido a acompañarnos”.

Fase dos

La Fundación El Páramo señala que el Proyecto Pun-May de Desarrollo Integral de Producción Agroecológica que lleva adelante en la Meseta ingresó en su fase dos y lo irán implementando con los recursos disponibles. “La verdad es que no podemos esperar más. Así que mientras seguimos trabajando en relación al Gobierno Nacional, nosotros comenzamos con la fase dos del proyecto. En esta instancia llevaremos adelante la instalación de un invernáculo agroecológico en la zona de Taquetren, dentro del Lof Lefimi, una de las familias productoras que integran el Proyecto Pun-May”, confirmó Espinoza.

Para ello convocarán a toda la ciudadanía chubutense para que acompañe solidariamente el inicio de las actividades. “Sabemos que existe una gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas que conocen las acciones del Páramo en la Meseta, están consustanciados con nuestro proyecto allí, creen como nosotros que el desarrollo de la actividad agropecuaria es posible y necesaria en la Meseta. Pensamos que no dudaran en solidarizarse y ayudarnos si es que nosotros los convocamos a esta gran campaña”, subrayó.

Espinoza, comentó que existen personas e instituciones que comenzaron a brindar su apoyo. “Hemos comenzamos a recibir la solidaridad de por ejemplo de Arturo Lizama, que es un vecino de Gaiman; Gustavo Gamazo productor de 28 De Julio y presidente de Coopalfa; del cantautor chubutense Yoel Hernández; una institución académica como lo es la Universidad del Chubut, con una fuerte impronta desde el rectorado que conduce la Dra. Graciela Di Perna, hacia la formación rural; la Agrupación Nacional Las 3 Banderas que conduce Facundo Celasco oriundo de Dolores y que conoce la realidad de la ruralidad, como así también Fabiana Díaz, referente patagónica de dicha organización; el SOYEAP con Miguel López, Lucas Godoy y Oscar Acuña; la diputada nacional Estela Hernández que siempre está atenta a nuestras acciones y busca la manera de vincularnos con entes nacionales; el diputado provincial Tirso Chiquichano; la dirigente Liliana Corso, periodistas y comunicadores que están interesados a difundir nuestras acciones; es decir, existe un vasto sector de la sociedad chubutense decidida a acompañarnos sin mezquindades de ningún tipo. Convencidos que acciones como las nuestras son necesarias de llevarlas a cabo en este momento crucial que vive la provincia del Chubut”.

Finalmente, Espinoza, remarcó que “La Fundación El Páramo está convencida que existen más ciudadanas y ciudadanos dispuestos a acompañarnos en esta pequeña gesta hacia la Meseta. Necesitamos del apoyo de toda la ciudadanía, lejos de banderías partidarias y antagonismos inertes que no conducen a nada y sólo nos han demorado y quitado tiempo. Los necesitamos a todos y todas. Vamos a salir a pedirles su solidaridad y su colaboración. Vamos a salir a pedirles que nos ayuden a levantar un invernáculo agroecológico para la producción de alimentos en cada uno de los campos de la Meseta. Ya sobran las palabras. Ya no hay más discusión. Necesitamos de la solidaridad ciudadana. El momento es ahora”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí