La actual emergencia sanitaria ocasionada por el COVID- 19 no impide, luego de la apertura turística, que muchas personas elijan disfrutar de sus vacaciones al aire libre y de las diversas opciones que ofrecen la región en materia de excursiones.

Este es el caso del rafting que se lleva a cabo en el Río Corcovado y que tan buenos resultados le da actualmente a los dueños de la empresa Corcovado Exploranatura.

En diálogo con La Portada, Diego Galmes, sostuvo que “arrancamos un poquito tarde con las excursiones y sin saber si sería o no una buena temporada”. Y agregó que “contamos con 11 años de trayectoria en el río. Sentimos que teníamos la obligación de abrir por los clientes y en función de esos años de trayectoria”.

“Comenzamos en diciembre cuando otros años solemos hacerlo en octubre o más tardar noviembre. Y hasta la fecha no hemos parado de trabajar lo cual nos sorprendió. Hemos bajado al río a muchísima gente de Esquel, Trevelin, Río Pico, Tecka, José de San Martín y Gobernador Costa. Para nosotros está siendo una temporada muy buena. Estamos en una pandemia por lo que debemos cuidarnos el doble, pero la verdad es que estamos trabajando muy bien”.

Con protocolo

Al ser consultado sobre los protocolos presentados para el desarrollo de la actividad comentó que “los presentamos a provincia y en base a eso comenzamos a trabajar. Se hace uso de alcohol en gel, desinfección de los equipos, uso de tapabocas y en nuestras instalaciones no se comparte el mate”. “La gente se adapta y lo entiende. Cuando son grupos de personas convivientes quizás no utilizan el tapabocas, pero nosotros sí los utilizamos todo el tiempo para dar las charlas, desinfectar equipos y acomodar todo”, manifestó.

En relación a la distancia social comentó que “trabajamos con grupos convivientes y lo que hacemos es dividir a las diez personas en dos balsas porque más de ocho personas no entran”, indicó.

Galmes remarcó que la edad mínima es de 5 años para poder participar de la excursión – que tiene un costo de 1.800 pesos por persona – “la gente en ocasiones piensa que el rafting es una actividad de riesgo, pero luego de hacer la excursión quedan sorprendidos porque superan las expectativas. Hemos tenido familias que volvieron después de cuatro años y otras que hacen la excursión varios años seguidos. Eso para nosotros es muy gratificante. El boca a boca es la difusión más grande y supera a cualquier red social”.    

Para finalizar recomendó “hacer una reserva con cuatro días de anticipación. Tenemos tres salidas diarias”.            

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí