Dando curso a la decisión adoptada el año pasado, el Gobierno provincial, inició las jornadas de “debate” del proyecto 128/20 de zonificación minera.    

Los empresarios de toda la provincia fueron los primeros en ser convocados y luego fue el turno de los representantes de los partidos políticos.

Estuvieron presentes, desde una plataforma virtual, dirigentes de Chubut Somos Todos y ‘Propuesta Republicana’ (PRO) en tanto que marcaron su ausencia los referentes del Partido Justicialista (PJ) y de la Unión Cívica Radical (UCR). Sectores vinculados con la educación, la ciencia y la tecnología también declinaron la invitación.       

Alberto Hensel, secretario de Minería de la Nación celebró “la iniciativa del Gobernador Arcioni” y recordó que “el presidente Alberto Fernández ha tomado la firme decisión de desarrollar la actividad minera en Argentina”. El funcionario nacional también mencionó la intención de “definir un plan estratégico para los próximos 30 años”. 

Según el Ministro no se pretende implementar una “minería a cualquier costo, sino una ambientalmente sustentable, socialmente inclusiva, económicamente integrada, globalmente competitiva, y atravesada por el orden que da la institucionalidad”.

En el marco del “debate”, por lo menos hasta el momento, no se ha tenido en cuenta la importancia de contar con licencia social para llevar a cabo emprendimientos mineros.

El sentir del pueblo que en Esquel, por ejemplo, lleva 18 años manifestándose en contra de la megaminería – y que replicó esta visión en otras ciudades de la provincia – no parece estar presente.

Es cierto que el “debate” se centra en la zonificación y en la posibilidad de ejecutar estas iniciativas en la meseta, pero también es real que miles de personas consideran que la meseta no debe ser zona de sacrificio. Si esa puerta se abre nada garantizará que los proyectos no se extiendan a otras zonas.

Quienes gobiernan tienen, sin lugar a dudas, muchas responsabilidades y obligaciones. Una de esas obligaciones es escuchar a los ciudadanos que les confiaron su voto. Hacer caso omiso al sentir del pueblo no es una buena idea.          

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí