Luz recibió la silla postural que mejorará su calidad de vida

0

Luz Marina Maya, quien tiene 10 años y sufre una enfermedad motriz, recibió la silla postural que esperaba para tener una mejor calidad de vida. Su papá Tomás se mostró muy agradecido con el Area de Discapacidad del Hospital Zonal Esquel y con el Dr. Leandro Astorga por haber realizado la compra ante la falta de respuestas de la obra social Profe. También se le destinará una cuidadora social para su hija y valoró las muestras de solidaridad de la comunidad. 

La difusión de la historia de Luz Maya por este medio movilizó a los vecinos de la ciudad y a las autoridades de Salud para encontrar una rápida solución al pedido desesperado de su papá Tomás, quien no recibía respuestas de la obra social Profe. Algunas personas propusieron hacer campañas para comprar la silla postural, otros ofrecieron las que tenían en su casa y hasta un vecino estuvo dispuesto a permutar su karting por la silla. También aparecieron vecinos de Pico Truncado, Santa Cruz, donde Tomás y Luz son oriundos, que cuestionando el pedido.

Lo real y lo único importante es que había una niña de 10 años que necesitaba una silla postural por recomendación de su médico para tener una mejor calidad de vida.

El Area de Discapacidad del Hospital Zonal Esquel se puso el reclamo al hombro y realizó la compra de la silla postural que esperaba Luz. “Estoy muy contento porque el esfuerzo vale. Quiero agradecer al doctor Leandro Astorga y al Area de Discapacidad del Hospital de Esquel que donó la silla para Luz Marina”, expresó Tomás Maya, papá de Luz, en diálogo con La Portada.  

No obstante se mostró muy decepcionado y disconforme con la obra social Profe que no le dio la respuesta que esperaba. “Está funcionando muy mal, es una obra social que no te da muchos recursos y por eso quise hacer público el reclamo”, explicó.  

Tomás también agradeció a la comunidad por su muestras de solidaridad. “Estamos muy agradecidos porque Luz ya tiene su silla y por el apoyo que recibí de la gente”, valoró. Asimismo sostuvo que “hay personas que hablaron mal de mí porque no les gusta que uno saque a la luz la realidad que vive mi hija y todos los que tienen una discapacidad pero hoy tienen que trabajar para garantizarles sus derechos”.

En tanto resaltó las gestiones realizadas desde el Hospital de Esquel. “Estamos muy contentos con el Area de Discapacidad del Hospital que se hizo cargo de darle la silla a Luz cuando le correspondía hacerlo a la obra social Profe”, subrayó.

Tomás expresó en este sentido que “hoy se ve el logro de tanta lucha, yo soy un papá que lucha por su hija y busqué los medios para que la gente vea cómo trabajan con la gente de discapacidad y cómo hacen el abandono”.

Destacó que la llegada de la silla “le cambia la vida para estar sentada, para estudiar y para andar por todos lados porque ya no va a estar arrollada así que estoy contento, orgulloso, tengo mucha emoción y voy a seguir luchando por todo lo que mi hija necesite”.

Tomás contó que su hija Luz se encontraba haciendo cuarto grado en Pico Truncado, Santa Cruz, y que le iba muy bien. Ya está anotada en la Escuela 523 de Esquel y espera que este año pueda retomar sus estudios. También se mostró muy agradecido con una vecina de la ciudad que le prestó un colchón ortopédico para su hija. “Estoy contento porque se abrieron muchas puertas y me dijeron desde el Hospital que le van a poner una cuidadora social”, declaró.

Luz hoy tiene otro semblante y se la observa cómoda en su silla. Ya no se la escucha quejarse y sonríe. Ahora espera por el comienzo de clases para continuar sus estudios y recibirá la asistencia de una cuidadora social que le destinará el Hospital.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí