El pasado 26 de Noviembre, en una sesión virtual, se aprobó por unanimidad en la legislatura provincial el proyecto que promueve el ordenamiento y uso sostenible de la zona y su incorporación al sistema provincial de áreas protegidas. El área en cuestión, está representada por un espacio de casi 92.000 hectáreas de superficie, que congrega una gran diversidad de vegetación y fauna costera, un bosque petrificado con restos de troncos de coníferas de más de 60 millones de años y la presencia de restos de palmeras del paleoceno.

Desde El Bicho Reactor, Magazine ambiental emitido por FM Del Valle, 99.9 Trevelin, tuvimos la oportunidad de hablar con el Licenciado Javier Tolosano, investigador de Conicet, director del Instituto de Desarrollo Costero e impulsor del proyecto, para que nos cuente más sobre este suceso tan relevante.

Cuando lo indagamos acerca del estado de conservación del área, nuestro entrevistado nos explicó que en los últimos años ha sufrido una mayor intensidad de uso por parte de la comunidad de Comodoro Rivadavia, principalmente de personas que van a recorrerla, a usarla como zona de campamentismo, de área para la recreación, pesca deportiva y diferentes actividades.

Esta situación genera prácticas poco convenientes, “la gente arrojaba mucha basura, circulaba o transitaba por caminos no habilitados generando daños en las geo formas, mucha gente retiraba troncos petrificados del área”, señaló Javier. “La idea surgió de todas estas cuestiones que nos parecían que era necesario generar algún tipo de regulación, de mejorar algunas prácticas de uso del área y, a partir de allí, la Universidad se propuso avanzar con esta línea de base ambiental” indicó Tolosano. Fue así que coordinaron esta propuesta junto a Cristina Macera, otra investigadora de la UNSJB, y la llevaron adelante hasta la concreción que fue en estos días.

Javier nos comentó que el proyecto para crear esta área protegida, es un trabajo que desarrollaron con un equipo multidisciplinario de casi 35 profesionales durante dos años y medio sobre una línea de base ambiental, que se entregó a la autoridad de aplicación y a la legislatura de la provincia para su evaluación y aprobación.

La mayor parte de las tierras que comprenden la nueva ANP son terrenos privados, pero “eso no es una limitación para crear un área protegida en el sistema provincial” afirmó el investigador y dio el ejemplo de otras áreas como Península Valdés y Punta Tombo, que son emblemáticas en el sistema de áreas protegidas de la Provincia del Chubut y son prácticamente privadas en la totalidad de su superficie.

El área está comprendida no solamente por un sector terrestre, sino que también tiene casi 35.000 hectáreas de superficie marina. Desde El Bicho Reactor le preguntamos por qué incluyeron el litoral marino dentro del proyecto, a lo que Tolosano expresó que “básicamente, porque cuando establecimos los valores de conservación, que serían qué es lo que nosotros pretendíamos conservar de ese espacio, surge la necesidad de conservar tres especies de tiburones que se encuentran en estado vulnerable o en situación crítica para la conservación y requieren un esfuerzo de conservación.

Esa zona, es una zona que en verano se utiliza mucho para la pesca del tiburón, principalmente el gatuzo, gato pardo y el cazón, y esas tres especies, hoy se encuentran en estado bastante complejo de conservación, porque hay una pesca excesiva sobre esos recursos y, bueno, pretendimos darle una superficie de espacio marítimo, que es el lugar donde estos tiburones se acercan a reproducirse y alimentarse en época veraniega”.

Javier Tolosano dirige el Instituto de Desarrollo Costero, dependiente de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Este instituto se dedica a trabajar en el ámbito costero en investigación, principalmente, en recursos marinos. A partir de allí, afirmó Javier, “tomamos un poco la iniciativa en este sentido, proteger estos recursos marinos y sí, estamos llevando adelante algunos trabajos en la zona desde hace algún tiempo ya”.

En relación a los otros trabajos de investigación que se realizan en la zona, considerando la importancia paleontológica del área, aclaró que “hay investigadores en la zona, no solamente locales, sino también investigadores de la Universidad de La Plata y de la Universidad de Buenos Aires, grupos de trabajo que están desarrollando investigaciones hace tiempo ya sobre los restos del bosque petrificado y también sobre yacimientos paleontológicos de especies de mamíferos y otros organismos que han sido recuperados de la zona”.

Con respecto a los tiempos de implementación Tolosano explicó que “cuando se crea un área protegida, lo que hace la provincia del Chubut, al incorporarla al sistema de áreas protegidas, primeramente es destinar recursos para su protección efectiva, a través de la puesta en marcha de una unidad operativa, de la ubicación de guarda faunas que permitan regular las actividades dentro del área, y el otro paso es la elaboración de un plan de manejo, que el plan de manejo es la herramienta de gestión del área” Y agregó que “la perspectiva que nosotros tenemos, es que en el corto plazo la provincia pueda, al menos establecer una unidad operativa y destinar recursos para que puedan asentarse, al menos, dos guarda faunas que protejan en área, y en el mediano plazo, que se vaya trabajando en el plan de manejo, que es, como te decía, la herramienta de gestión del área dónde se establecen usos y actividades permitidas, zonificaciones, etcétera”.

A partir de la creación del área protegida y de la difusión de la propuesta, se espera más visitas turísticas en la zona. Refiriéndose a este punto, el Lic. Tolosano concluyó que “la idea de este espacio como nosotros nos planteamos desde el principio, es destinar un espacio a la conservación de los recursos presentes, pero también al aprovechamiento con potencial turístico para poder desarrollar una actividad de bajo impacto en el área. Así que la idea, justamente es promover este lugar, obviamente, utilizarlo de manera sostenible y conservar los recursos que nos planteamos y nos propusimos proteger”.

Desde el Bicho Reactor te recomendamos visitar Rocas Coloradas, cuidando nuestro patrimonio paleontológico y respetando los entornos naturales.

Por Pablo Bauman Obredor, Juliana de Oro y Cristian Larrañaga, equipo de “El Bicho Reactor”, programa radial que se emite por FM del Valle de Trevelin, los miércoles de 19.30 a 20.30 horas.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí