El Honorable Concejo Deliberante de Esquel aprobó la nominación de una calle como Concejal Jorge Solari.

Jorge Solari  ejerció durante el período 2012-2015 el cargo de Concejal en la ciudad de Esquel. Fue un hombre que será recordado por la comunidad deportiva, en particular por “los tuercas”;  por ser parte de un grupo numeroso que, por el año 1976, se transformaron en los precursores de la actividad deportiva automovilística,  dando paso a que nuestra ciudad se convirtiera en  fundadora de lo hoy conocido como Federación Chubutense.

Los  inicios de Jorge Solari en el automovilismo fueron en Esquel con su amado Citroën, en un circuito que se situaba frente al Matadero Viejo. Tras unos años, la empresa VIALCO erigió un nuevo circuito en la localidad de Trevelin.

Según cuenta Jorge Solari en una entrevista televisiva “podían correr autos más potentes como Fiat 1600, 1500… los primeros 128, pero era un circuito de tierra negra; venían a correr pilotos de otros lugares que tenían otra clase de manejo y hacían interesantes las carreras…”

Más adelante pudo organizarse la competición automovilística en el óvalo del Estadio Municipal, donde se hicieron varias carreras y también podían correrse otras en moto. “Algo para destacar es que lo recaudado en las carreras era para la construcción del Natatorio Municipal. Ahí fue que ese famoso pozo dejó varios recuerdos de autos que probaron antes de tiempo el natatorio…” contaba, ocurrente, Solari.

En 1994 Jorge Solari se convierte en campeón; siempre como un entusiasta devoto de la marca Citroën que, desde sus inicios a los 15 años en un pequeño taller, había comenzado a investigar detalladamente, llevándolo a realizar estudios secundarios en el Instituto Americano de Motores, transformando así su pasión por la mecánica en una profesión para toda la vida.

Quienes acompañaron y fueron muchas veces sus adversarios en las carreras, han rescatado su principal característica como deportista: su humanidad; además de  su  gran valor, la integridad, la sana competencia y el respeto por las personas, dentro y fuera del autódromo. Su carisma y bonanza se reflejaban en su sonrisa fácil y su gesto amable, siempre dispuesto a escuchar y a enseñar. Cosechaba así amistades de todas las edades, siendo un referente para la juventud que se acercaba con admiración y respeto, atraída por su huella en el automovilismo y la mecánica tradicional.

Jorge Solari, es un emblema en la historia del automovilismo en Esquel. Al retirarse de las pistas, fue elegido Presidente de la AVOCH, pasando así de ocupar la butaca de piloto a la del sillón de presidente de la A.V.O.Ch. con justo y merecido homenaje.

Fuente: Prensa Concejo.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí