COVID-19: “Cuanto más relajados estemos más cerca vamos teniendo al virus”

0

Se cumplieron cinco meses desde que el Gobierno Nacional decretara la cuarentena para intentar reducir el impacto de la pandemia ocasionada por el COVID-19 y si bien en la ciudad hasta el momento no se registraron casos positivos o sospechosos ello no debiera implicar  la “relajación” de las medidas de prevención. 

Samanta Caba, enfermera especializada en control de infecciones del Hospital Zonal Esquel, en diálogo con La Portada recordó las medidas preventivas que aún deben observarse.

“Las medidas son las mismas que hace cinco meses atrás. La base de esto es el distanciamiento social y cuando no se puede cumplir con ello se debe usar el cubreboca. Hay que lavarse las manos cada una hora y el uso de alcohol en gel en el medio. También es importante la limpieza de las superficies”, manifestó.

Indicó, además, en relación a la limpieza del hogar y del cambio de ropa al llegar de la calle que “eso se dijo al principio para ir haciendo la práctica” en caso de registrarse casos positivos en la ciudad “y no tener que cambiar en forma brusca toda la rutina. Si se hace el hábito en la práctica al llegar un caso sólo se ajustarán un poco las medidas”. “La limpieza de la casa con detergente y lavandina es algo que debe quedar”, sostuvo.

Respecto de la desinfección del exterior de los productos que se adquieren en comercios remarcó que “esta recomendación permanece porque la transmisión se puede dar por contacto. Hay que pensar que más allá de los controles en las postas puede haber una manipulación ya que el error humano existe siempre”.

Caba fue precisa al sostener que “la recomendación es que – como la mercadería llega de Buenos Aires y pasa por muchas manos – lo idea es seguir haciendo la desinfección”. Y advirtió que “no hay que olvidar que tenemos más cerca los casos a diferencia de hace cinco meses atrás. Esquel tiene casos cercanos como los registrados en Bariloche, El Bolsón y contactos estrechos en Lago Puelo”.

Cambio de hábitos

Parte del cambio de hábitos se relaciona con no tocarse la cara “esto es fundamental porque el virus entre por ojos, nariz y boca. El medio de transmisión son las manos y desde allí se le da vía libre al virus para que pueda ingresar al cuerpo”.

Caba expresó su preocupación ante el relajamiento de las medidas de bioseguridad “vuelvo del centro preocupada pensando en qué pasaría si llegara un paciente asintomático”. “Estamos en una situación privilegiada y en el centro parece como si no pasara nada”, expresó.

Remarcó, en este sentido, que “cuanto más relajados estemos más cerca vamos teniendo el virus. Cada caso tiene entre tres y cinco contactos estrechos”. Para finalizar remarcó que “tenemos que tener conciencia de que debemos cuidarnos a nosotros y a los otros”.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí