En el marco de los cuidados que se deben observar durante la cuarentena una de las recomendaciones que más suelen escucharse es la de evitar concurrir a los Hospitales en caso de no contar con los síntomas de un posible caso de coronavirus.

No obstante este consejo – sumado al propio temor de las personas- derivó una baja asistencia de pacientes a Hospitales y clínicas para la atención de otras enfermedades lo cual generó preocupación en el ámbito de la salud.   

La Portada consultó al cardiólogo Damián Serebrinsky sobre esta situación y los riesgos que ello implica para los pacientes con problemas cardíacos. “Acá se combinan dos cosas: una es el bombardeo mediático de que no hay que concurrir a los hospitales. Eso valía para los primeros quince días, pero a posteriori tenes muchos pacientes cardiovasculares u oncológicos que no tienen emergencia en sí, pero que la pérdida de su  control va a transformar la evolución de su enfermedad en algo problemático”.

Y ejemplificó señalando que “si una persona tiene un aneurisma cerebral que no explotó no es una emergencia, pero no controlado puede terminar rompiéndose. Lo mismo pasa con los infartos: un paciente que es coronario y no está controlado como corresponde hoy no es una emergencia, pero si no se controla puede explotar”.

El médico señaló que “uno de los jefes del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires comentó que cayeron el 85 por ciento las angioplastias y eso no quiere decir que la gente esté mejor sino que mañana vas a tener más insuficiencia cardíaca, más infartos y más muerte cardiovascular porque no se están haciendo las angioplastias que normalmente salvan y previenen todas estas complicaciones mortales”.

Serebrinsky remarcó que “cuando se comenzó a prorrogar la cuarentena se dijo que debían hacerse los controles quienes se estaban sintiendo mal y quienes tienen enfermedades graves que deben ser controladas”.

“En la ciudad lo hemos vivido. Tuvimos una semana con tres decesos de personas de entre 40 y 50 años que estaban en sus casas. Tuvimos también tres ACV juntos. En medicina la mala inversión de hoy se ve en cinco meses”, expresó.

Recomendaciones y realidad

En materia de recomendaciones para evitar problemas cardíacos sostuvo que en esta cuarentena “tenes restringida todo lo que sugerimos: normalmente aconsejamos que salgan de sus casas, vean poca tele, coman menos y salgan a caminar. Ahora es todo lo contrario: la gente se la pasa mirando la televisión con noticias horripilantes todo el día, y como no tiene otra cosa que hacer come y mal. No se van a tener los mismos efectos”.

En este diálogo con La Portada también manifestó que “un psiquiatra me comentó que la mitad de los pacientes volvieron a retroceder todas sus patologías”. Y agregó que en el marco de la cuarentena “tenes gente a la que le importa un rábano y otra que entra en pánico. Hay gente que vive como si estuviera en Buenos Aires, pero acá no tenemos casos (de COVID-19). El 90 por ciento de la patología está allá, no acá. Entonces aflojen un poco y tomen recaudos”.

Serebrinsky remarcó que es preciso tomar medidas según la realidad sanitaria de cada lugar “cada norma hay que tomarla según cómo estemos con el coronavirus. Una cosa es cuando no hay en la provincia, otra cuando lo hay y otra cuando lo tengamos en la localidad. Creo que tirar toda la carne al asador como lo estamos haciendo hace que la gente termine cansada, arruinada económicamente y el día que tengamos el coronavirus (porque lo vamos a tener) no se va a guardar. La gente tiene que entender que no debe salir sin razón, pero tampoco tener restricciones tan exageradas que, gracias a Dios, se flexibilizaron en los últimos días”.     

El medico dejó en claro que es preciso tener presente que “el virus se traspasa de persona a persona. El que lo mueve es el ser humano. Lo más importante es la frontera cerrando los accesos y a quienes se deje entrar hay que controlarlos a raja tabla”.

Estrés, factor determinante

El cardiólogo aseguró que el estrés constituye un factor determinante para las afecciones cardíacas “está demostrado que las personas que viven con estrés crónico tienen cinco veces más riesgo cardiovascular que las personas que no” pese a ser más jóvenes y haber realizado ejercicio habitualmente.

Indicó también que las personas que padecen depresión “tienen peor pronóstico cardiovascular. Es por eso que me preocupa tanto cuando pasan estas cosas y se dice a los abuelos que se queden encerrados”.

“Lo que le recomiendo a mis pacientes añosos es que tomen todas las precauciones al ir al supermercado. A algunos les he dicho que cuando lo permita su DNI salgan de la casa, se muevan y se acerquen a las familias manteniendo cierta distancia. No hay que dejar de verlos porque van a aparecer muertos de tristeza en sus casas”, manifestó.

Destacó, asimismo, que es posible recuperar los vínculos como así también la instancia de compartir tiempo con familia y amigos “este virus es fácil para hacer una vacuna, pero no se puede resolver en dos meses. También puede ocurrir que cuando la inmunidad esté lograda la gente se junte de nuevo aunque se sigan tratando pacientes con neumonía por COVID. No hay que olvidar que todo se hace para evitar que colapse el sistema sanitario. Esto fue exitoso en Argentina, pero ojo porque se movió el colapso para más delante”.       

Siempre prevenir

Para finalizar remarcó que es necesario “salir del pánico fundamentalmente quienes vivimos en Esquel. Y cuando tengamos el virus deberemos tener los mismos cuidados y lo más importantes es que al tocar las cosas hay que lavarse las manos. Si uno se lava las manos y usa el tapabocas en lugares cerrados hay poco riesgo de contagiarse. El riesgo está en tocar algo y luego llevarse las manos a la cara”.                            

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí