Educación virtual: “Como docente te replanteas todo”

0

En este marco de emergencia sanitaria y aislamiento obligatorio por el COVID-19, los docentes se han encontrado frente al desafío de repensar la educación y buscar caminos alternativos para llegar a sus alumnos en un escenario de desigualdad donde no todos cuentan con internet ni la tecnología necesaria.

Ingrid Kolst, profesora de Biología en las escuelas N° 97 de Aldea Las Pampas y N° 738 de Río Pico, manifestó en diálogo con La Portada que “como docente tenés que replantearte todo desde lo pedagógico, desde el tipo de actividades que vas a trabajar hasta el contenido que vas a mandar porque tenés que tener en cuenta a ese otro que va a recibir esas actividades”.

Sin embargo la ecuación no es tan sencilla y cada estudiante vive una realidad diferente en su hogar. “Por ahí uno se plantea la mejor actividad, la más innovadora de todas, pero te encontras que del otro lado el chico no la entiende, se frustra y recurre a su familia, que quizás está en cuarentena igual que él y tiene todo el tiempo del mundo para ayudarlo, o no, y te encontrás con un padre que trabaja en la Policía, en el Hospital o en alguna actividad esencial”, planteó.

De esta manera la docente aseguró que en estos tiempos que corren tienen que hacer que las actividades se entiendan lo mejor posible. “Cuando explicamos algo nuevo para el estudiante y más en este contexto actual tenemos que tener sensibilidad, acompañarlo y responder todas sus dudas. Hoy lo hacemos desde las aulas virtuales y el WhatsApp”, confió.

Ingrid como docente de dos escuelas rurales diferentes se enfrenta a diferentes realidades. En Aldea Las Pampas hay Wi-Fi gratis, mientras que en Rio Pico no todos tienen acceso a internet ni a una computadora. “Nos manejamos por WhatsApp porque entendimos que era una herramienta que tenía la gran mayoría y mandamos trabajos por ahí. Las madres se acercan a la casa de un vecino, bajan la tarea, los chicos la hacen en su casa y después la suben desde algún lugar donde le presten la clave”, explicó.  

La docente contó que trata de estar en permanente contacto con cada alumno y su familia. “Nosotros estamos para lo que necesiten y tratamos de no presionar a los estudiantes con la evaluación para que no se estresen”, sostuvo. 

Ingrid, como muchos otros docentes de la provincia, viene padeciendo la crisis económica en la que se encuentra sumergida la provincia y se le adeudan dos meses de sueldos.

Venimos de una lucha docente de hace varios años y nosotros entre los compañeros nos replanteamos el tema de la retención de servicios que veníamos haciendo. En algunos casos, que es completamente respetable, continúa, pero en mi caso y el de mis compañeros entendimos que había que hacer este esfuerzo porque la situación va más allá de lo provincial y además era una forma de acompañar al compañero de Salud que está en la misma situación que nosotros y tiene que trabajar”, concluyó la docente.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí