Las comunidades indígenas en Chubut se encuentran en permanente estado de alerta. Hostigamiento, represión, desabastecimiento y viviendas precarias son algunas de sus problemáticas diarias, que se han ido agravando aún más en esta contingencia. Hoy un centenar de personas se encuentran varadas en diferentes puntos del país y desean volver a su hogar pero no cuentan con el dinero para hacerlo. El Movimiento de Mujeres Indígenas propone un protocolo plurinacional e inició una campaña por el derecho a retornar a casa.

La Portada entrevistó a Moira Millán, referente de la comunidad mapuche Pillán Mahuiza en Chubut, para conocer cómo se encuentran atravesando esta emergencia sanitaria, cuáles son las necesidades y diferentes situaciones con las que se enfrentan a diario y también su trabajo en el Movimiento de Mujeres Indígenas que integra a nivel nacional.

“El hecho de que mi comunidad sea mapuche le agrega un aditivo que no es muy bueno, que es el hostigamiento y la provocación permanente de las fuerzas represivas, como sucedió en la comunidad Buenuleo, que fue atacada por sicarios de terratenientes, o en la comunidad del Lago Futalaufquen que ha sido amedrentada”, expresó.

Moira aseguró que “se libera la zona para que los latifundistas y terratenientes agredan a los pueblos indígenas, pero no se toma ningún tipo de medida para mejorar la calidad de vida nuestra durante la cuarentena”.

En este sentido se mostró muy crítica con las medidas adoptadas por el gobierno nacional. “Me parece absolutamente ridícula la homogeneización de las medidas que están pensadas para las metrópolis y no se piensa en lo territorial”, planteó.

Como ejemplo citó el caso de Corcovado, que se encuentra a 7 kilómetros de su comunidad. “Muchas veces para llegar teníamos que ir a dedo y como ahora sólo te permiten dos personas por vehículo, no nos levantan porque se enfrentan a grandes problemas; se castiga la solidaridad”, manifestó.

Otras de las problemáticas de las comunidades indígenas en esta pandemia es que sus viviendas son precarias. “Si habían trabajado durante el verano para poder mejorar el techo durante el invierno, no lo van a poder hacer porque el gobierno no está permitiendo que podamos comprar y los municipios no tienen ningún tipo de programa para estos casos”, advirtió Moira.

La leña también se está convirtiendo en un problema angustiante para las comunidades, como así también el aumento desmedido de precios en los alimentos. “Hay un desabastecimiento importantísimo de productos como, por ejemplo, la harina”, aseguró.

Moira también contó que en este momento hay un centenar de personas de comunidades indígenas con escasos recursos que se encuentran lejos de su casa y no pueden volver. “El Estado no ha pensado cómo resolver esto pero al mismo tiempo dispone vuelos para ciertas clases sociales que sí pueden pagar pasajes aéreos. Tampoco se tiene en cuenta que no hay aeropuertos en todos los pueblitos y que a muchas personas les cuesta muchísimo poder llegar”, enfatizó.

De esta manera la referente mapuche opinó que “el gobierno está empujando a un montón de gente a la clandestinidad y a infringir estas normas para volver a su casa porque donde están la están pasando mal”.

En este sentido Moira señaló que el Estado es el que tiene que dar respuestas ante esta situación. “Así como se preocupa para repatriar a toda la burguesía que anda paseando por el mundo, también se tiene que preocupar por la gente más explotada y más oprimida. Debería ser el primer sector por el que preocuparse”, remarcó.

La referente mapuche integra el Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir que se encuentra llevando a cabo una campaña por el derecho a retornar a casa. “Presentamos un listado de personas ante el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) pero no recibimos respuestas así que lo hemos ido resolviendo nosotras como movimiento autogestivo y sin un peso”, confesó.

Nosotros, como movimiento indígena, planteamos un protocolo plurinacional ante la emergencia sanitaria con nuestra participación porque quién mejor que nosotras para saber qué está pasando en los territorios”, indicó.  

A pesar de las diferentes problemáticas y necesidades que atraviesan las comunidades indígenas en Chubut, Moira se mostró optimista. “En medio de esta noche tan oscura puede salir un rayo de luz que traiga un nuevo amanecer si nos repensamos, si empezamos a comprender la urgente necesidad de cambiar la matriz civilizatoria y creo que los pueblos indígenas podemos aportar para eso, para repensarnos como humanidad”, declaró.

Asimismo reflexionó que en estos tiempos nos hemos podido dar cuenta como las grandes empresas trasnacionales y extractivistas no tuvieron cuarentena y a nosotros nos tienen secuestrados para no salir a protestar. Mientras tanto ellos han continuado con el asesinato de la tierra y nos tenemos que preguntar a quiénes benefician todas estas medidas”.

El Estado subestima a los pueblos, desprecia nuestra capacidad de proponer y le teme a la participación ciudadana, finalizó Moira.   

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí