Hoy las mayores necesidades de los vecinos del Barrio Matadero son alimentos y leña al igual que sucede en otros barrios de la ciudad. Son 35 familias la que hoy no cuentan con el servicio de gas. La presidenta barrial sostuvo que hace un mes no reciben ningún refuerzo alimentario y que aún no han sido asistidos por el Plan Calor. “Desarrollo Social no está dando respuestas”, puntualizó Gladis Hidalgo.

La situación cada vez se vuelve más crítica. La emergencia sanitaria por el coronavirus agravó el índice de desocupación en la ciudad. Cada vez son más familias las que no cuentan con un ingreso diario en sus casas y esto se ha visto reflejado en el aumento de la demanda de alimentos en los comedores.

Gladis Hidalgo, presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Matadero, contó en diálogo con La Portada que “hoy estamos viviendo una situación de desocupación muy grande y la gente del barrio está atravesando un momento muy crítico porque al no poder salir a trabajar, no puede llevar un alimento a su casa”.

Ante la contingencia, los vecinos del barrio Matadero decidieron abrir un comedor en la sede vecinal que funciona los días lunes, miércoles y viernes. Se llama “Quedate en casa”, ya lleva un mes y se sostiene gracias a la colaboración de los vecinos. Hoy entrega más de 180 viandas por días a vecinos en situación de vulnerabilidad.

No tenemos ayuda de Desarrollo Social, Fabiana Vázquez no nos está dando respuestas, yo reclamo todos los días por vecinos pero no pasa nada. Hace un mes que estamos esperando por los refuerzos alimentarios y tampoco han venido a entregar leña a las 35 familias que no tienen gas”, planteó preocupada la vecinalista. 

Asimismo Hidalgo aseguró que “los vecinos la están pasando muy mal y el municipio no da respuestas”. Mientras tanto señaló que la familias “se la rebuscan como pueden porque sabemos que la respuesta que tiene que dar Desarrollo Social no la está dando como corresponde y todos los barrios están en la misma situación”, advirtió.

Con respecto al comedor que funciona en la sede vecinal, la presidenta barrial manifestó que se sustenta gracias a la colaboración permanente del vecino común. “Fabiana Vázquez todavía no vino a conocerlo y el municipio sólo mandó una caja de muslo de pollo, siete kilos de chorizos, un paquete de fideos y dos cajas de leche nido cuando estamos asistiendo a 180 familias y eso no nos alcanza ni para un solo día”, indicó decepcionada.  

Hidalgo se mostró muy agradecida con los vecinos por su colaboración diaria. “Estamos muy contentos por las bendiciones que entran todos los días a la sede del barrio Matadero, Esquel siempre ha sido solidario y nunca nos quedamos cortos con las viandas”, destacó.

Por último, sostuvo que “el pueblo es más generoso que el Estado mismo y es inmensamente reconfortante lo que hoy nos acercan los vecinos de Esquel a nosotros”.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí