Los nuevos miradores emplazados en el barrio Cañadón de Borquez de Esquel aparecieron completamente dañados.

La estructura había sido terminada no hace mucho tiempo y hasta antes de la cuarentena era un sitio escogido por muchos vecinos y visitantes por su visita privilegiada.

Este acto de vandalismo llama poderosamente la atención, más aun teniendo en cuenta que la ciudad (y el país) está en plena cuarentena.

Autoridades municipales tomaron nota rápidamente y repudiaron lo ocurrido en este punto panorámico.      

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí