Con ayuda de su familia, Nazareno y Agostina abrieron el año pasado un merendero en el Barrio Badén donde hoy reciben a más de 40 niños. Funciona los lunes, miércoles y viernes. También asisten a las familias con alimentos. Sin embargo ante la difícil situación económica piden ayuda a la comunidad para seguir en pie. Necesitan harina, leche, galletitas y una olla grande para poder cocinar.

El merendero “Hora feliz” abrió sus puertas por iniciativa de dos jóvenes, Nazareno y Agustina. Querían ayudar y contener a los niños del barrio. Eran conscientes de que no sería fácil pero con el respaldo de su familia lograron llevarlo a cabo. Todo es a pulmón y con esfuerzo propio. Participan de ferias y venden cosas para juntar dinero y comprar alimentos. Pero en los últimos meses la demanda creció y les preocupa no poder continuar con el merendero.

Agostina contó en diálogo con La Portada que el merendero hoy recibe a más de 40 niños y niñas de 1 a 12 años.Estamos necesitando más que nada harina para poder elaborar en pan y también leche”, destacó. A su vez señaló que “hemos recibido algunas donaciones pero ya se nos están acabando”.

En este sentido los jóvenes se manifestaron muy agradecidos con la comunidad que permanentemente está colaborando con el merendero. “La gente nos ayuda un montón, hace unas semanas estuvimos juntando útiles y recibimos muchas donaciones así que los nenes estaban muy contentos”, resaltó.

Asimismo Nazareno relató que para el Día de Reyes organizaron un festejo en la Escuela N° 210 y agradeció a todos los que colaboraron desinteresadamente para que todo saliera bien. “Todos los chicos se llevaron un juguete”, subrayó.

El merendero funciona los lunes, miércoles y viernes a partir de las 16 horas en la casa de Agostina en el Barrio Badén. Ante la creciente demanda se encuentran analizando la posibilidad de buscar un espacio más amplio como la sede vecinal.

Los jóvenes no sólo brindan la merienda a los niños que lo necesitan sino que también asisten con alimentos a las familias que no tienen un ingreso económico. Por eso no sólo piden donaciones de harina, leche y galletitas sino también fideos, verduras y carne.

Muchos de los padres vienen a pedirnos una ayuda entonces tratamos de conseguirle alimentos y cuando tenemos plata lo compramos pero no siempre nos alcanza”, confió Nazareno.

Por su parte Agostina señaló que ante la inminente llegada del frío recibieron la donación de frazadas por parte del Hotel Tehuelche. Sin embargo aseguraron que hoy lo que más necesitan son alimentos y una olla grande para poder cocinar. Se pueden comunicar con los jóvenes al teléfono 2945-643452 ó 2945-584775.

Durante las vacaciones Nazareno y Agostina vendieron pan y tortas fritas para poder comprar alimentos y útiles para los niños del merendero.

Por último, los jóvenes manifestaron que “estamos recibiendo muchos chicos porque no están funcionando los comedores de las escuelas entonces los padres van a pedir alimentos. También hay muchas familias que no tienen trabajo entonces no tienen para comer. Estamos muy agradecidos con todos los que nos ayudan y vamos a seguir con el merendero como siempre”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí