La denuncia fue realizada el viernes pasado en la Comisaría de la Mujer y ya tomó intervención la Fiscalía. El hombre ya habría sido denunciado por otras mujeres. 

Una joven de 27 años relató a La Portada la pesadilla que le tocó vivir el jueves pasado cuando asistió a una sesión de masajes y el especialista la acosó sexualmente.

“Me pasó la lengua por el cuello y me dijo que a él le gustaba morder la yugular; no podía creer lo que me estaba pasando, me sentí muy incómoda”, confesó.

La mujer contó a este medio que recurrió al masajista por recomendación de una persona de su confianza. La primera sesión la tuvo hace dos semanas pero sintió que todo trascurrió con normalidad. Sin embargo en el segundo encuentro, que fue el jueves pasado, la situación fue diferente.

“Me sentí incómoda desde un principio porque la vez pasada había cerrado los ojos y en esta oportunidad no lo hice entonces me di cuenta que me hablaba y me miraba los senos pero decidí confiar en él ya que supuestamente era un profesional”, expresó.

Según describió el hombre realiza masajes en su casa, “en una pieza aparte donde tiene una camilla y no tiene ningún lugar para desvestirte sin que te vea”.

La joven relató que el masajista “me hizo sacar toda la ropa menos la bombacha porque los masajes los hace en todo el cuerpo debido a que hace digitopuntura”. Luego señaló que al finalizar la sesión la hizo pararse frente a él como en el encuentro anterior donde le había hecho sonar la espalda.

Me dijo que lo abrazara, me hizo sonar la espalda, me llevó la cabeza para un costado, me hizo sonar el cuello y cuando tenía la cabeza hacia un lado, me lamió el cuello y me dijo “a mí me gusta morder la yugular”; me quedé bastante quieta, sin poder reaccionar”, declaró.

Luego el hombre le preguntó si había aflojado, en alusión a la contractura, y la joven sólo atinó a limpiarse el cuello, mirarlo con enojo y a decirle que se sentía muy incómoda. “Siguió como si nada, me hizo unos masajitos rápidos en los hombros y me pasó las manos desde la cabeza hasta los pies pero pasándome sus manos por mis pechos”, manifestó la joven, quien continuó contando que “me vestí sin decirle nada, muy nerviosa, y me preguntó cuándo podía volver. Me dio turno para el jueves, le dije que sí pero sin cosas incómodas y él me dijo que sí, todo transpirado, nervioso y temblando”.

Al salir del consultorio, la joven aseguró que se quedó con “una sensación extraña” y que “no podía creer lo que había ocurrido”. Por la noche no dudó en publicar en su red social de Facebook todo lo vivido e inmediatamente recibió mensajes de otras chicas que habían sufrido lo mismo.

“Me contaron que lo habían denunciado hace cinco años y otras chicas me dijeron que les había pasado lo mismo pero que no se habían animado a denunciarlo”, precisó.

Al día siguiente, el viernes 6 de marzo, la joven se acercó a la Comisaría de la Mujer y realizó la denuncia contra el masajista por abuso sexual. También se presentó en Fiscalía donde le manifestaron que por estas horas tomarán intervención.

Por último sostuvo que “yo opté por difundir su cara y su nombre por el cuidado de la comunidad porque hay un degenerado que está haciendo masajes y tiene acceso a cuerpos sin ropa; me pareció muy peligroso”, sostuvo.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí