Empresario vació panadería y dejó a los trabajadores en la calle

0

Trabajadores de la panadería Belén del Sur, ubicada sobre la calle Sarmiento, se quedaron sin empleo a pocos días de las fiestas y sin ninguna explicación. De un día para el otro se encontraron con el local cerrado y sin máquinas. El empresario Silvio López quedó debiéndoles varios meses de sueldos, los aportes jubilatorios y la obra social. Piden respuestas de la Secretaría de Trabajo y ayuda económica del municipio.

Con gran preocupación en sus ojos y una notable angustia, los trabajadores contaron en una entrevista con La Portada la situación de incertidumbre que les toca vivir por estas horas tras encontrarse con la panadería cerrada, sin máquinas y sin empleo. Si bien hace unos meses dos de sus compañeros, Cristian Quintana y Yoana Ledesma, habían sido despedidos injustamente, no se imaginaban este final.

“A mí me debía dos meses de sueldo pero me decía que lo aguantara y que estaba mal porque no entraba gente pero era mentira porque había clientes. No eran un montón pero por día hacíamos 3 mil pesos”, contó María Inés, quien tiene 60 años y cumplía tareas de limpieza y caja.

Su situación es una de las más preocupantes porque cree que a su edad no va a encontrar rápidamente otro trabajo, mucho menos a esta altura del año, y no tiene dónde vivir. Estaba pagando un plan para acceder a una vivienda pero lo perdió al no poder cumplir con las cuotas. “Yo le dije que el 19 de noviembre me tenía que dar la plata que me debía porque tenía que pagar mi casa. Pero él dijo en Secretaría de Trabajo que era el 19 de diciembre y no era así, es un mentiroso. Ahora yo perdí todo por él y no se hace eso porque tengo 60 años, vivo sola, todavía no me puedo jubilar y no sé a dónde puedo ir a buscar trabajo”, expresó angustiada.

En el mes de septiembre dos trabajadores de la panadería, Cristian Quintana y Yoana Ledesma, fueron despedidos por reclamar el pago de sus sueldos en Secretaría de Trabajo. “Nosotros no pensamos que nos podía pasar lo mismo y confiamos en él porque nos decía que no nos podía pagar por la situación económica del país”, manifestó María Inés.

Asimismo la trabajadora señaló que si bien todos los trabajadores se encontraban en relación de dependencia, el empresario nunca realizó el pago de los aportes ni de la obra social. “Nos hacía los descuentos pero nunca los pagó y él sabía que yo necesitaba la obra social porque soy diabética y nunca la pude usar”, lamentó.

La panadería Belén del Sur abrió sus puertas el 22 de febrero de este año en un local ubicado sobre la calle Sarmiento, a pasos de la Avenida Alvear, y en el mes de agosto empezaron las irregularidades en el pago de sueldos a los empleados. El mismo dueño inauguró otra sucursal en pleno centro de la ciudad que la terminó cerrando a los pocos meses.

“Al principio nos pagaba bien porque estafó a otra señora de la ciudad y hoy él quedó debiendo el alquiler del local y los servicios, además de nuestros sueldos y aportes”, contó Brian, quien elaboraba el pan y las facturas en la panadería.

El cierre sorpresivo del local fue de un día para el otro, sin previo aviso ni ninguna explicación. María Inés fue quien advirtió la situación cuando en la mañana del viernes 22 de noviembre pasó por el frente de local y notó que estaba todo cerrado. “Me asomé y me encontré con que no había máquinas ni nada, así que le avisé a mis compañeros que Silvio se había ido y le dije a Brian, que es el que vive más cerca, que se fuera a fijar. Fue y constató que estaba todo apagado y que no había nada”, declaró.

Por su parte, otra de las trabajadoras que cumplía tareas como cajera por la tarde señaló que previamente el dueño de la panadería se había llevado dos heladeras y que ella le pidió que le dijera la verdad de lo que estaba pasando pero el minimizó la situación. “A mí me quedó debiendo mitad de agosto, septiembre y octubre cuando veíamos que entraban 3 mil pesos por días. Empezamos trabajando ocho horas y en agosto nos bajó a cuatro, pero nos dijo que no iba a presentar quiebra y que no se iba a ir sin pagar”, relató.

En tanto Cristian Quintana, quien fue uno de los trabajadores despedidos en septiembre sin causa alguna, manifestó que “estamos apoyando a los chicos porque ya pasamos por lo mismo y en esta época del año no hay trabajo y tienen que solventar muchos gastos”. Asimismo les aseguró que en caso de aparecer las máquinas, no reclamará nada y les aconsejó que se las quedaran para abrir una panadería como hizo él.

No descartan trabajar todos juntos ni la conformación de una cooperativa de trabajo. Por el momento sólo piden una ayuda económica de la Municipalidad de Esquel y respuestas de la Secretaría de Trabajo.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí