Estudiantes de la Escuela 112 exponen en Tecnópolis

0

Acompañados por la docente de Ciencias Naturales, dos estudiantes de la Escuela 112 se encuentran participando en la feria de ciencia más importante del país con el trabajo realizado por los “Guardianes del arroyo”.

Dos alumnos de 4° de la Escuela 112 van a representar a sus compañeros en Tecnópolis para presentar el trabajo realizado a lo largo del año en torno a la contaminación del arroyo Esquel. Allá por abril arrancaron tomando muestras en la zona del barrio Matadero y las enviaron a un laboratorio para determinar la presencia de microorganismos. La idea era conocer con algún grado de exactitud si el agua estaba apta para la práctica de actividades recreativas habituales como la pesca. Pero fue grande la sorpresa y alarma cuando conocieron los resultados. El Instituto de Microbiología Clínica determinó en base a la muestra tomada del arroyo que el agua bacteriológicamente no era apta para consumo humano y tampoco para actividades con contacto directo.

Desde entonces, se puso en  marcha un esquema de trabajo impulsado por los propios estudiantes con la colaboración de distintos actores de la comunidad. Trabajo que se pretende mostrar a partir de hoy en la feria de ciencias más importante del país.

“Salimos el lunes a las 11 desde Esquel con alumnos de la escuela 112 para mostrar en Tecnópolis el proyecto de Guardianes del Arroyo”, destacó a La Portada la docente Claudia Galván, quien acompaña a los estudiantes en Buenos Aires.

En Tecnópolis, “vamos a mostrar todo este trabajo, la importancia del cuidado del ambiente, y la conciencia de las personas que viven pegados al arroyo. Tenemos que empezar a reflexionar el valor del arroyo, porque hoy los vecinos no lo están valorando”, explicó.

Recordó que “la pregunta que nos movilizó era si los chicos podían pescar en el arroyo, si el agua estaba apta, porque los chicos tenían la costumbre de pescar. A partir de esa duda se puso en marcha la investigación, y hoy los chicos saben que no se puede pescar”.

En ese sentido dijo que “la contaminación tiene que ver con que los vecinos tienen la mala costumbre de tirar la basura al arroyo. La gente tira bolsas de basura, animales sin vida, cosas sin uso. Ven el arroyo como un basurero y a partir de los resultados de las muestras de agua se puso en marcha una campaña de concientización, se hicieron spots publicitarios, repartimos más de 300 folletos”.

También señaló que “hicimos una campaña de limpieza del arroyo, invitamos a vecinos, padres, y a los Amigos de la Cascada que es una agrupación que nos ayudó bastante. Colaboró la municipalidad con una camioneta y se recolectaron más de 15 bolsas que se trasladaron en 4 viajes. Y eso solamente de los costados porque no nos podíamos meter al arroyo. Se puso cartelería y se mantiene la campaña de concientización en este proyecto que esperamos continuar en los próximos años. Incluso la intención es incorporar a la escuela 54 y a la 210 que son escuelas cercanas al arroyo”.

Galván hizo hincapié en la preocupación de los chicos, muchos de los cuales son vecinos del arroyo. “Es que cuando recibimos las muestras y vimos que había más de 500 colonias de escherichia coli, por lo tanto, no estaba el agua apta para consumo ni para actividades recreativas. Ahí los chicos se súper espantaron, y empezamos a ver que era la escherichia coli, las enfermedades que transmite”.  Y fueron los mismos chicos “los que comentaban el mal hábito que tienen las personas y que tienen que empezar a aprender. Que cada vez que muere un perro la mamá lo tira al arroyo, o tiran la basura de la casa”.

Sobre el estudio, aclaró que la escuela ayudó a pagar el estudio que se hizo en uno de los laboratorios de Esquel. “Donde en forma previa nos explicaron como se tenía que hacer, después filmaron el proceso, realizando un trabajo objetivo y de manera profesional. Allí nos dieron material para leer y estar informados sobre el tema del consumo del agua”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí