Trabajadores de una panadería fueron despedidos por reclamar el pago de sus sueldos

0

Cristian Quintana y Yoana Ledesma empezaron a trabajar en la panadería Belén del Sur en febrero cuando abrió sus puertas a la comunidad pero unos meses después notaron que bajaba la calidad de la mercadería, dejaron de percibir sus sueldos y descubrieron que su jefe no hacía los aportes. Al reclamar, fueron despedidos. Hoy se encuentran a la espera de una respuesta en la Secretaría de Trabajo pero ya agotaron todas las instancias y pasarían a la vía judicial. Con el dinero que se les debe y algún tipo de financiamiento esperan crear su propio emprendimiento.

La situación es angustiante y desesperante para Cristian y Yoana. No sólo se quedaron sin trabajo en plena crisis económica sino que además no encuentran respuestas a un reclamo que es genuino. Sólo están pidiendo cobrar sus sueldos por los meses trabajados porque lo indica la ley, es lo que corresponde y necesitan ese dinero para salir adelante. Tienen hijos y una familia que sostener.

Alguien tiene que hacer algo, sino cualquiera abre un negocio, estafa a la gente y no pasa nada”, expresó Yoana con la voz quebrada por la impotencia en una entrevista a La Portada. Asimismo contó que “éramos siete empleados en la panadería, salimos nosotros y volvió a tomar gente cuando no terminó de pagar los sueldos que nos debe y nos encontramos que tampoco nos hizo los aportes”.

La panadería Belén del Sur abrió sus puertas en el mes de febrero sobre la calle Sarmiento, entre Avenida Alvear y 9 de Julio, y luego inauguró un segundo local sobre la calle Rivadavia, entre Roca y 25 de Mayo, que cerró a los pocos meses. 

Cristian comenzó a trabajar como panadero desde el inicio, mientras que Yoana lo hizo en el mes de marzo. “La panadería comenzó funcionando bien hasta que el jefe, Silvio López, empezó a mezquinar la mercadería. Antes me daba una grasa de calidad y después la cambió por una que no servía para nada así que yo le dije que no me iba a prestar a eso”, relató Cristian, quien lleva quince años como panadero.

Explicó, además, que la panadería no tenía problemas económicos porque “se estaban haciendo 20 mil pesos por día y también se hizo un convenio con el Hospital de Esquel para entregarle pan donde sacaba 60 mil pesos por mes”.

Yoana agregó en este sentido que “entraba plata y además si no le funcionara el negocio no seguiría tomando gente”.

Una denuncia de otra trabajadora contra Silvio López en Secretaría de Trabajo por malas condiciones laborales motivó el despido de Yoana, quien es mamá de una nena de 4 años. “Me echó por haber firmado los papeles de la inspección cuando él me dijo que debía hacerme cargo de todo lo que llegara al local”, relató angustiada.

En tanto Cristian fue despedido por reclamar el pago de los tres meses adeudados más los aportes no realizados. “Le dije que si no me pagaba lo que me debía no le iba a sacar la producción entonces llamó a la policía diciendo que yo le impedía trabajar o que no dejaba entrar a la gente a comprar y me echó con causa cuando yo no hice nada de eso”, explicó y sostuvo que eso le impide reclamar una indemnización. “Fui a la Policía para que me haga un certificado donde se aclare que no fue así pero me tienen a las vueltas y no me lo quieren hacer”, expuso.

Hoy el reclamo de ambos trabajadores se encuentra en la delegación local de Secretaría de Trabajo pero ya se están agotando las instancias y pasaría a la vía judicial. El empresario Silvio López se presentó una vez pero con una oferta insuficiente así que el delegado Martín Piva solicitó que la mejore, lo que hasta el momento no ocurrió.

“Nuestros otros compañeros no quieren reclamar porque creen que en algún momento les va a pagar y tienen miedo a perder el trabajo”, declaró Yoana, quien destacó que entre ellos hay una señora que se está por jubilar y no va a poder hacerlo por la falta de aportes.

Cristian y Yoana se encuentran gestionando un microcrédito en la Municipalidad de Esquel y esperan conseguir algún otro tipo de ayuda económica para abrir su propia panadería. “Tengo algunas máquinas para empezar a trabajar pero nos falta plata para pagar un alquiler y los servicios”, planteó el panadero.

Por último los trabajadores se manifestaron muy agradecidos con el Secretario General de la CGT y del SOEME, Antonio Osorio, por su asesoramiento y acompañamiento en el reclamo ya que el rubro de la panadería no cuenta con un gremio a nivel local; como así también con la Secretaría de Trabajo.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí