Consultado sobre el funcionamiento del Centro de Monitoreo de la localidad de Trevelin, el Jefe de la Policía del Chubut, Comisario Miguel Gómez, respondió que “es una deuda pendiente”.

Es preciso mencionar que el sistema en el “Pueblo del Molino” supuso la colocación de unas 16 cámaras de seguridad, en puntos estratégicos. También se montó el Centro de Monitoreo, a la vuelta del viejo edificio municipal sobre la Avenida San Martín.

Hace un par de meses, diario La Portada había conversado con el comisario Rolando Nocito, quien reconocía algunos inconvenientes específicos vinculados con la faz operativa. Un problema en el software hacía que no operen al 100%.

En su última visita a Esquel, donde participó del acto de ascenso de efectivos al rango inmediato superior, el máximo responsable de la fuerza de seguridad chubutense admitió que el pleno funcionamiento del Centro de Monitoreo y los dispositivos en Trevelin es una “deuda pendiente”.

A su vez, y en líneas generales, remarcó que los centros de monitoreo en la provincia están “muy bien” pese a algunas limitaciones. “En Comodoro Rivadavia hemos fortalecido con la activación de cámaras que estaban obsoletas”, avisó.

Comentó que en Trelew, Rawson y Puerto Madryn “estamos en una situación en la que es verdad debemos mejorar pero lo sobrellevamos airosamente. Con lo que disponemos prevenimos los delitos y también investigamos cuando suceden hechos puntuales”. 

Recurso humano y formación

Por otro lado, Gómez aseguró que la Policía del Chubut está “muy bien” en términos de recurso humano y recordó la presencia de aspirantes a agentes en los diferentes centros de instrucción  (Rawson, Esquel, Comodoro Rivadavia y Puerto Madyn).

Detalló que cursan las respectivas capacitaciones unos 340 jóvenes y anticipó que una gran mayoría de ellos se incorporará a la institución en el mes de diciembre con el certificado habilitante en mano. “Esperemos tener el personal desplegado en la calle”, planteó.     

Recordó que las vías de acceso a la Policía son a través de la Escuela de Cadete en la capital provincial con una formación de tres años y después existen los centros de instrucción, un año de capacitación para ganar la jerarquía de agente.

“Los cursos son intensivos”, afirmó el funcionario policial, agregando que los mismos “demandan” no sólo “mucha entrega” del estudiante sino que además implica “ceñirse” a las exigencias tanto físicas como teóricas y finalmente “aprobar”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí