El resultado de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) – llevadas a cabo el pasado domingo – generó sorpresa entre “ganadores” y “perdedores” ya que ni las más prestigiosas encuestadoras advirtieron una diferencia de 16 puntos entre la fórmula encabezada por Alberto Fernández y la de Mauricio Macri como pre candidatos a la presidencia de la Nación.

Algunos analistas políticos ya mencionan al primero como Presidente electo cuando en realidad aún resta que se concrete la elección de Octubre que sí definirá quien asumirá el máximo cargo en la Casa Rosada. La lectura de estos mismos analistas es que hasta esa fecha habrá que convivir con dos gobiernos: el que finaliza y el que asumirá antes de fin de año.

La ventaja obtenida por la fórmula Fernández – Fernández parece irreversible para el Gobierno Nacional, pero la prudencia debiera ser una máxima hasta conocer la opinión final de la ciudadanía la cual se conocerá tras la votación de las elecciones generales.

Cambiemos subestimó el descontento generado por la política económica y la falta de empleo que marca una profunda crisis a la que deben sumarse los constantes tarifazos de los servicios públicos.

El apoyo que los votantes otorgaron a Alberto Fernández, en esta primera instancia, deja entrever la fuerza del tan mencionado “voto castigo”, pero eso no implica que de sostener este porcentaje en las urnas en octubre próximo la ciudadanía no estará alerta. El “voto de confianza” debe significar un mayor compromiso para el partido político que deba conducir el país en los próximos cuatros años.

Hasta esa fecha debiera primar la autocrítica (algo que faltó y mucho estos últimos días por parte del oficialismo a nivel nacional), el trabajo serio y responsable, el respeto como así también una planificación de las medidas que sean necesarias implementarse después del 10 de diciembre.

El compromiso que la dirigencia política en su conjunto demuestre en su accionar permitirá que el camino hacia la renovación de autoridades se transite de la mejor manera posible. La ciudadanía se merece al menos esa consideración.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí