El arquero esquelense, que se formó en Independiente Deportivo y hoy se encuentra jugando en la novena de Boca Juniors, manifestó en una entrevista a La Portada cuáles fueron sus inicios, su presente en el club xeneize y sus sueños como deportista.

A su paso por Esquel, Valentín Roo visitó la redacción del diario para contar cómo fueron las primeras semanas en Boca. “Estoy contento y tengo mucho que aprender”, confió el joven, quien reconoció que en su debut sintió un poco de nervios hasta que atajó la primera pelota. “Todos los partidos me sirven para afianzarme y me falta tener un poco más de confianza”, destacó optimista.

Valentín, quien tiene 14 años, aseguró que se encuentra viviendo “una gran experiencia” y que espera disfrutarla lo mejor posible. “El desafío principal es llegar a primera pero trato de disfrutar lo que me está pasando al máximo porque si uno tiene un buen rendimiento todo llega”, expresó.

Asimismo sostuvo que el entrenamiento es totalmente diferente al que estaba acostumbrado a tener en Independiente Deportivo, el club esquelense en el que se formó. “En Boca tienen una cancha así que ya es otra cosa y tienen un montón de materiales para trabajar”, expuso. Al tiempo que sostuvo que los arqueros tienen dos profesores y el resto del grupo, tres. “Se juega más rápido y se practica mucho el juego reducido, los centros y las pelotas paradas”, afirmó.

El joven arquero declaró que no siente ningún tipo de presión porque “hago lo que me gusta”. Sin embargo reconoció que extraña a su familia y amigos. “Estoy viviendo en la pensión de Boca, todos son muy buena y ya me hice amigos así que me estoy adaptando bien”, declaró y resaltó que tienen la obligación de aprobar todas las materias si quiere jugar. “No es difícil combinar el entrenamiento con la escuela”, agregó.

Por otra parte Valentín se manifestó muy agradecido con el Club Independiente. “Me enseñaron todo, no sólo a jugar al fútbol sino también valores para la vida”, subrayó y recordó con mucha alegría haber salido campeones hace dos años en la cancha de Belgrano.

Valentín señaló que no es nada fácil ser arquero. “Es una gran responsabilidad porque si uno se equivoca es gol. El arquero tiene que estar tranquilo porque cuánto más nervios tenés, más inseguro estás y más errores podés cometer”, dijo.

Por último, contó que “me tocó un lindo grupo en Boca, todos están agradecidos del lugar donde están y si uno se equivoca nos apoyamos entre todos”.

“Queremos que disfrute esta etapa”

Por su parte Gustavo Roo, papá de Valentín, expresó que “lo siento muy tranquilo, muy seguro de lo que está haciendo y las cosas se le vienen dando bien”. Además consideró positivo que el joven se haya integrado rápidamente al grupo y aseguró que eso los deja tranquilos como padres. “Lo importante es que lo pase lo mejor posible con la responsabilidad que conlleva esto y queremos que disfrute la experiencia porque después están los aspectos de todo tipo para que él pueda llegar a avanzar en esta carrera. Tiene que disfrutar el día a día”, cerró.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí