Claudia Garitano está al frente de la campaña en el “Pueblo del Molino”. Es madre de un niño de dos años con fibrosis quística, una patología hereditaria de las glándulas mucosas y sudoríparas. Afecta principalmente los pulmones, el páncreas, el hígado y los intestinos.

En diálogo con diario La Portada, explicó que a partir de esta cruzada nacional buscan llegar al Congreso y que los legisladores traten los proyectos pensados fundamentalmente para mejorar la calidad de vida de quienes padecen la enfermedad.

La campaña es impulsada por un padre que perdió dos hijos, reveló “Agarró una bicicleta y comenzó a recorrer el país solicitando apoyo”, manifestó Garitano, indicando que en muchas ciudades del país se sumaron rápidamente a la causa.

Precisó que los interesados en dejar la firma pueden acercarse hasta locales tales “Farma Vital”, Centro del Diagnóstico, Veterinaria “Las Maras”, Asociación de Bomberos Voluntarios  y en la Comisaría de Trevelin. “A medida que me piden las voy entregando”, comentó.

Avisó que en unos días enviará las planillas a la referente provincial. En agosto presentarán todas las carpetas en el Congreso de la Nación, a la espera de que finalmente den tratamiento a los proyectos. “La idea es juntar un millón en el país”, enfatizó esperanzada.

Dejó en claro que es necesaria una ley en la Argentina, la cual establezca beneficios directos para las personas que sufren fibrosis quística, una patología detectada mediante un análisis de sangre especial en el recién nacido y cuyo tratamiento médico temprano es clave.

Sostuvo que un encuadre normativo abrirá varias oportunidades. Uno de ellos sería la asignación de mayores niveles presupuestarios, lo que significará primero un aporte fundamental en el campo de la investigación para ampliar el conocimiento en la materia y luego para garantizar un seguimiento clínico eficaz en los pacientes.

“Con la ley se pretende, por ejemplo, que las obras sociales vayan actualizando los tratamientos autorizados cada dos o tres años. El avance de la medicina representa mayor calidad de vida”, manifestó Garitano en la entrevista concedida a este medio.

Indicó luego que hace dos décadas un niño diagnosticado con fibrosis quística tenía una perspectiva de doce años de vida, mientras que en la actualidad supera los 30 y “en algunos casos es una enfermedad crónica, lógicamente con la medicación adecuada”.

Antes de concluir, señaló que no existen muchos casos registrados en la zona cordillerana y que incluso en Trevelin su pequeño hijo sería el único diagnosticado.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí