El reclamo es reiterado. Hasta cansador. Las quejas proliferan por distintas vías: notas oficiales presentadas por autoridades municipales, planteos ante los medios tradicionales de comunicación y calientes publicaciones en redes sociales. Convivir con los pozos y el mal estado de la 259 pareciera ser una situación a la que el vecino de Esquel – Trevelin se acostumbró con resignación.

Las condiciones climáticas típicas del invierno no hacen más que agudizar la problemática. Las lluvias y la presencia de hielo en la calzada son condimentos que complejizan el escenario, completando un combo peligroso para todos quienes circulan por este tramo de 20 kilómetros que une a Trevelin con Esquel. Dicen que hay un promedio de 4.200 autos por día.

“Responsabilizo a Vialidad Nacional por cualquier accidente.  Hay falta de mantenimiento. Aunque sea tapen los pozos con tierra”, enfatizaba hace un año el presidente del Honorable Concejo Deliberante de Trevelin, Roberto Gualco. La frase no pierde actualidad. Nada cambió. Los pozos, los baches y la preocupación sigue siendo la misma.

En las últimas semanas el reclamo revivió fuerte en las redes sociales, muchas veces termómetro del humor público. Imágenes de este trayecto y opiniones de todo color desfilaron por las cuentas de Facebook de varios usuarios enojados ya que transitar por la 259 exige no sólo la precaución lógica al volante sino que además un tercer ojo para no descuidar el estado de la ruta.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí