Quienes sienten que sus derechos son vulnerados, que no son escuchados por quienes

tienen la obligación de hacerlo, que no encuentran respuestas a sus reclamos se ven en la

necesidad de hacer oír sus voces.

Este es el caso de los alumnos de la Escuela Nº 735 que llevan adelante, desde hace

semanas, el reclamo por el deficiente estado edilicio de su establecimiento educativo.

Los jóvenes, acompañados por sus padres y directivos, tomaron el compromiso de

“militar” en defensa de su derecho a la educación y que la misma se imparta en un

espacio adecuado para tal fin.

Clases públicas, presencia ante el Consejo Municipal de Educación y marchas por las calles

de la ciudad son algunas de las acciones que los adolescentes concretaron hasta el

momento. Seguramente no serán las únicas.

Y si bien el receso escolar de invierno se acerca lo cierto es que no existe certidumbre

alguna respecto del lugar que ocuparán al volver a clases o si esto ocurrirá realmente.

El reclamo de la comunidad educativa no es nuevo, pero sí es novedoso el hecho que los

jóvenes tomaran parte activa en el reclamo de construcción de un edificio propio para su

Escuela. Ellos mejor que nadie conocen las dificultades que debían atravesar y los peligros

a los que estaban expuestos antes de que las clases fueran suspendidas.

Los jóvenes en ocasiones (no pocas a decir verdad) levantan sus voces y banderas de

luchas con la convicción de defender ante quien sea necesario su derecho a una educación

digna. Emociona, por decir lo menos, escucharlos y verlos defender sus derechos y la

posibilidad de adquirir conocimientos.

Todos saben que en la educación está la posibilidad de un futuro mejor, que la

construcción colectiva es el camino para tener una Argentina que ofrezca igualdad de

oportunidades para todos sus habitantes.

El compromiso que demuestra la comunidad educativa de la Escuela Nº 735 es – sin dudas

– un ejemplo de lucha, coherencia y responsabilidad social que no sólo se debe tenerse en

cuenta, sino que debe dimensionarse en forma correcta para no perder de vista lo

esencial.

Los jóvenes dan en esta oportunidad, como en muchas otras, el ejemplo. Solo necesitan

ser escuchados por quienes deben y obtener una pronta solución a sus justos reclamos.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí