La posibilidad de contar con un empleo formal se convirtió en un anhelo de muchos

argentinos. Lo que pareciera ser un derecho se transformó en un privilegio y las

estadísticas así lo confirman.

La última encuesta del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica

Argentina (UCA), sobre el panorama del empleo en el país durante 2018, revela que el

49,3% de la población activa se encuentra ocupada en este sector microinformal. Dentro

de ese grupo, el 81,7% tiene un empleo de baja calidad, el 75,9% carece de aportes del

sistema de seguridad social y en promedio recibe salarios de $10.283 mensuales.

El INDEC, por su parte, dio a conocer recientemente que la tasa de desempleo alcanzó el

10,1% registro récord que no se veía desde 2006. “Ese 10,1% representa 1.961.840 de

desocupados. Esto implica que en un año hay 211.800 nuevos desempleados. Pero dadas

las características que presenta el mercado laboral argentino, al observar los

denominados “ocupados demandantes”, la tasa sube en un año de 15,3% a 17,5% es decir

que hay una desocupación encubierta de 477.695 personas más”, sostienen desde el

Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP).

Los ocupados, a finales de 2018, en el sector público representaban el 14,9%, y solamente

el 35,8% de los ocupados realizaban actividades en el sector privado formal.  También en

ese año, el 81,7% de los trabajadores del sector microinformal tenían un empleo precario

o un subempleo inestable, mientras que este empleo de baja calidad sólo lo presentaron

el 24,8% de los trabajadores del sector formal y el 12,6% de los del sector público.

En 2017, el 47,9% de trabajadores se encontraba en situación precaria. En 2018 pasó a

conformar el 49,3% de la Población Económicamente Activa (PEA) del país, producto de la

crisis cambiaria, los altos índices inflacionarios, y el estado de recesión económica.

Cabe remarcar que los datos ante mencionados surgen del estudio del Observatorio de la

Deuda Social sobre Heterogeneidad y fragmentación del mercado de trabajo en

Argentina realizado sobre 5.800 casos en aglomerados urbanos con 80.000 habitantes o

más en todo el país.

La diferencia entre el salario que percibe un trabajador formal y uno informal son

importantes: se detectó que mientras que un trabajador que está en el mercado laboral

pleno recibió en 2018 un promedio de $24.985 mensuales, el empleado de la economía

informal sólo obtuvo $10.283.

Esta brecha se mantiene relativamente constante en todo el período analizado ya que el

26,4% de los trabajadores del sector microinformal se declara asalariado, mientras que el

componente no asalariado representa el 73,6% de estos puestos.

El 52,5% de los trabajadores del sector microinformal tienen trabajos de cuentapropistas,

mientras que el 20,3% tiene un trabajo en relación de dependencia pero sin recibir

aportes. El 14,9% pasó por empleos temporales.

Las cifras dejan en evidencia las grandes diferencias respecto de los salarios, pero también

de la necesidad de empleo y de cómo se relegan derechos en pos de un mínimo ingreso

que en realidad no alcanza a cubrir los gastos que puede tener una familia.

Quienes tienen la posibilidad de generar puestos de trabajo debieran considerar el

empleo formal como única opción priorizando el bienestar de los trabajadores en lugar de

sus ganancias. Quienes aseguran que el trabajador “es un gasto” no sólo están

equivocados, sino que están al límite de lo que marca la Ley.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí